Internacional - Política

Ansiedad en vez de celebración en votación presidencial de Egipto

2012-06-16

La contienda entre Ahmed Shafiq, un oficial de carrera en la Fuerza Aérea como Mubarak, y el...

Por MAGGIE MICHAEL y AYA BATRAWY, AP

EL CAIRO  — Enfrentados entre elegir al ex primer ministro de Hosni Mubarak y un candidato islamista, los egipcios entraron a la segunda ronda de elecciones en medio de una atmósfera de sospechas, resignación y preocupación, al votar en esta elección que significará la diferencia entre instalar un remanente del viejo régimen y traer más islamistas al gobierno.

La contienda entre Ahmed Shafiq, un oficial de carrera en la Fuerza Aérea como Mubarak, y el candidato de la Hermandad Musulmana Mohammed Morsi, un ingeniero formado en Estados Unidos, ha dividido profundamente al país, 16 meses después del sorprendente levantamiento de millones de personas que forzaron la renuncia del líder autoritario Mubarak luego de 29 años de gobierno.

La votación de dos días se realizará bajo la sombra de dramas políticos acaecidos durante la semana pasada que significan efectivamente que los militares que tomaron el poder luego de la caída de Mubarak continuarán dirigiendo al país a pesar de las promesas de entregar el poder el 1 de julio al presidente electo. Los generales asumieron el poder legislativo luego la corte suprema egipcia ordenara el jueves la disolución del parlamento electo apenas hace seis meses y los militares declararon de facto la ley marcial.

Mediante un lenguaje diplomático para transmitir la preocupación de Washington sobre los últimos acontecimientos en Egipto, viejo aliado de Estados Unidos, Leon Panetta, secretario de Defensa, subrayó que el mariscal Hussein Tantawi, jefe militar de Egipto, debe "asegurar una transición completa y pacífica a la democracia".

En su conferencia telefónica del viernes, Tantawi, que fue el ministro de Defensa de Mubarak durante 20 años, confirmó la intención militar de transferir el poder a un gobierno electo democráticamente para el 1 de julio, de acuerdo con el Departamento de Defensa estadounidense.

El sábado, algunos votantes mostraron la sensación de celebración visible en las previas votaciones. Sin embargo, el sentimiento que prevaleció fue de profunda ansiedad respecto del futuro —ya sea amargura porque su "revolución" está estancada, temores de que sin importa quien gane surgirán protestas, la profunda sospecha de que el sistema político fue manipulado. Además, había una sensación de fatiga electoral. Los egipcios han ido a las urnas varias veces desde la caída de Mubarak, el 11 de febrero de 2011 —un referéndum a principios del año pasado, luego tres meses de multirondas de elecciones parlamentarias que empezaron en noviembre, y la primera ronda de las elecciones presidenciales el mes pasado.



gilberto