Internacional - Seguridad y Justicia

Expresan su ira residentes de Okinawa por caso de violación

2012-10-17

El incidente motivó las renovadas protestas para eliminar las bases estadunidenses en...

Tokio, (Notimex).- Residentes de la sureña ciudad japonesa de Okinawa expresaron hoy su indignación por la presunta violación de una mujer cometida por dos soldados de la marina estadunidense, que se encuentran detenidos.

El incidente de ayer motivó las renovadas protestas para eliminar todas las bases estadunidenses en Okinawa, aunado al reciente despliegue de los controvertidos aviones Osprey, envueltos en varios accidentes durante los cinco años que llevan operativos.

Miyoko Ashimine, jefe de un grupo local sobre cuestiones de género, encabeza las protestas para el cierre inmediato de las bases.

"Con aviones Osprey en el cielo y armas en tierra, ¿donde pueden caminar los residentes?", señaló Ashimine en referencia a la polémica sobre las aeronaves desplegadas en una base en Okinawa a pesar de la fuerte oposición local.

La pequeña prefectura alberga la mayoría de las bases militares estadunidenses en Japón, y los delitos cometidos por personal militar estadunidense ha sido un problema constante para los residentes.

"Las fuerzas estadunidenses parecen ver a Okinawa como su colonia o territorio ocupado", señaló Hiroshi Ashitomi, de 66 años, quien ha participado en varias protestas para cerrar las bases militares.

Los dos infantes de la marina estadunidense se hallaban de paso en la isla principal de Okinawa, dado que ambos están estacionados en la base aérea y naval de Fort Worth, en el estado de Texas.

Ambos de 23 años fueron detenidos la víspera por las autoridades japonesas bajo la acusación de violar a una mujer de entre 20 y 30 años.

El primer ministro, Yoshihiko Noda, calificó la supuesta violación de "inaceptable", en declaraciones recogidas por la agencia japonesa de noticias Kyodo, mientras que el ministro de Defensa, Satoshi Morimoto, llamó el caso de "atroz".

El embajador de Estados Unidos en Japón, John Roos, expresó "la preocupación" de su gobierno por el incidente y mostró la disposición de la secretaria de Defensa "a cooperar plenamente con las autoridades japonesas en su investigación".



ROW