Diagnóstico Político

La izquierda capitalina

2012-12-18

No fue así. La gente del DF decidió no dar al PRI las riendas del gobierno;...

Miguel Ángel Velázquez, La Jornada

Todo se podría resumir en un solo punto: si los habitantes de la ciudad de México hubieran deseado que los gobernara el PRI, fácil, hubieran votado por ese partido y su candidata.

No fue así. La gente del DF decidió no dar al PRI las riendas del gobierno; depositó su confianza en Miguel Ángel Mancera para que gobernara desde la trinchera de la izquierda, por más credenciales que el ahora jefe de Gobierno exhibiera como ciudadano sin la mácula partidista, pero a fin de cuentas impulsado por los partidos que forman las izquierdas del país.

Es difícil saber, a estas alturas del gobierno, si Mancera juró respetar los principios políticos de cada uno de los organismos que le dieron su apoyo. Si así no fue, ni modo, peor para la ciudad, pero si ocurrió al contrario, si Miguel Ángel Mancera decidió hacer suyos los programas de esos partidos, sería por demás explicar que las reuniones con Peña Nieto no van de acuerdo con lo que hasta ahora ha planteado buena parte de la militancia de esos mismos partidos.

Desde luego no hablamos de los chuchos, quienes, como es bien sabido, tienen muy claro que en el mundo del libre mercado el mejor negocio es negociar. No, hablamos de la gente que votó. El jefe de Gobierno sabe que es muy probable que él, como parte de alguna tribu perredista, hubiera perdido la elección, lo mismo que como candidato de alguno de los otros organismos que lo postularon, y que su mejor virtud era señalarse como "agente libre". Sí, pero desde la izquierda.

Y desde allí, desde la izquierda que ya no soporta los fraudes electorales, la intervención cínica de las grandes firmas en cada uno de los pasos de gobierno, el traspaso de las responsabilidades del poder a unos grupos con economías fuertes, que ha resultado en la reducción del gobernante a un simple administrador de los caprichos, y los grandes negocios de los más importantes consorcios nacionales y extranjeros, es de donde los acuerdos del jefe de Gobierno con el PRI resultan contrarios al sentir de la gente, que si quisiera ser gobernada por los tricolores hubiera, como ya hemos dicho, votado por ellos. ¿Qué, es tan difícil entenderlo?

Algo se desajustó en las acciones de este gobierno de la ciudad. Más que el entendimiento institucional que debería existir entre los poderes local y federal, hoy parece existir un colaboracionismo peligroso por parte de Mancera, que parece haber borrado la línea que separa a unos de otros; diferencia que, de no existir, echaría por tierra la necesidad de tener partidos políticos. Si todos son lo mismo, si se conducen de la misma forma, ¿qué importancia tienen las instituciones políticas?

Hay indicios que advierten desviaciones desafortunadas, por ejemplo, eso de que la agenda del gobierno dejará de ser sólo la agenda de la izquierda, en lo que a ayuda social se refiere. Y es que el gobierno de Mancera pretende ahora, antes que resolver los problemas de empleo, pobreza y seguridad que acarrearon los gobiernos neoliberales, iniciar un proyecto de ayuda a quienes de alguna forma ocupan ese sector de la población al que se llama clase media, donde se concentran, por ley, principalmente para los asalariados, todos los derechos que no va a inventar Mancera porque están comprendidos en la Constitución. Así que no se requiere mas que cumplir la ley; no se necesita engañar a la población con ese tipo de mentiras. Ni modo, todo parece indicar que no era necesario votar por la izquierda, el PRI no va a gobernar. ¡Viva el voto inútil!

De pasadita

Si por casualidad usted visita la plaza Antara, allá por los rumbos de Polanco, tenga cuidado al comprar algo, cualquier cosa, en la tienda Sony, porque allí se cometen fraudes a costillas de quienes confían en la seriedad de esa marca y pagan por sus servicios. ¡Cuidado!

[email protected]



PCesar
Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports
Utilidades Para Usted de El Periódico de México