Internacional - Política

Israel rechaza acuerdo nuclear de potencias con Irán; Kerry se suma a negociaciones

2013-11-08

Pero el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que Irán lograría

Por Louis Charbonneau y Fredrik Dahl y Justyna Pawlak

JERUSALEN (Reuters) - Israel rechazó por completo un acuerdo que las potencias mundiales debaten con Irán para terminar con una larga disputa por las ambiciones nucleares de Teherán, mientras el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se preparaba para unirse a las negociaciones.

Diplomáticos occidentales señalan que está lejos de concretarse un acuerdo en la ronda de negociaciones de dos días que se lleva a cabo desde el jueves en Ginebra, y que en caso de lograr avances serán sólo el primer paso en un largo proceso hacia la resolución de la disputa por el controvertido programa nuclear iraní.

Pero el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que Irán lograría "el acuerdo del siglo" en las negociaciones con las seis potencias y se mostró contrariado por esa posibilidad.

"Israel se opone totalmente a estas propuestas", dijo en un discurso. "Creo que adoptarlas sería un error de proporciones históricas. Deben ser rechazadas de plano", agregó.

"Israel no está obligado por este acuerdo y hará lo que necesite para defenderse y por la seguridad de su gente", dijo Netanyahu a periodistas previo a un encuentro con Kerry en Jerusalén.

Tel Aviv ha advertido repetidamente que podría atacar a Irán si no detiene su programa nuclear, ya que acusa a Teherán de buscar la construcción de armas nucleares. Irán sostiene que sus instalaciones nucleares están destinadas a fines civiles.

Irán y las potencias están debatiendo un acuerdo de suspensión parcial que cubra solamente un período limitado. Se trataría de la primera etapa en un proceso de muchas rondas de negociaciones en los próximos meses para lograr asegurar un pacto permanente.

El núcleo de esta primera etapa sería liberar el dinero congelado en cuentas extranjeras por años y darle a Teherán acceso a los fondos.

Netanyahu se reunió con Kerry por tercera vez en apenas 48 horas. Está previsto que el secretario estadounidense vuele inmediatamente después a Ginebra para sumarse a las negociaciones de Irán con Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania.

Israel ha pedido que se mantengan las sanciones hasta que Irán haya desmantelado todo su programa de enriquecimiento de uranio.

"Entiendo que los iraníes se pasean muy satisfechos en Ginebra (...) porque lo han logrado todo sin pagar nada", dijo Netanyahu.

Kerry, que se encuentra de gira por Oriente Medio, asistirá a Ginebra invitado por la jefa de política exterior de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, en "un esfuerzo por ayudar a reducir diferencias en las negociaciones", dijo un importante funcionario del Departamento de Estado.

Ashton está coordinando las negociaciones con Irán en nombre de las seis potencias.

También se sumarán el secretario de Exteriores británico, William Hague, y el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle.

TRABAJO INTENSO

Después del primer día de reuniones, ambas partes dijeron que se habían logrado progresos.

"Un trabajo muy intenso continúa", dijo el viernes el portavoz de Ashton a periodistas. "Esperamos lograr avances hoy", agregó Michael Mann.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que la comunidad internacional podría aliviar levemente las sanciones contra Irán en las primeras etapas de negociación en pos de un acuerdo amplio.

Kerry dijo previamente en Israel que Teherán debe probar que sus actividades atómicas son pacíficas y que Washington no hará un "mal acuerdo, que deje a cualquiera de nuestros amigos o a nosotros mismos expuestos a un programa de armas nucleares".

En Ginebra, el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abbas Araqchi, fue cauteloso sobre las posibilidades de acuerdo. "Es demasiado pronto para decirlo", manifestó el jueves a periodistas luego del primer encuentro.

"Soy optimista. Aún estamos trabajando. Estamos en una fase muy sensible. Estamos participando de negociaciones reales", agregó.

El hecho de que un acuerdo esté finalmente al alcance de la mano tras una década de esfuerzos frustrados y hostilidades mutuas entre Irán y Occidente es una señal de drástico cambio en la política externa de Teherán desde la elección en junio del líder relativamente moderado Hassan Rouhani como presidente.

La República Islámica, que tiene algunas de las principales reservas mundiales de gas y petróleo, quiere que las potencias levanten las crecientes restricciones que han reducido sus ingresos por ventas diarias de crudo en un 60 por ciento en los últimos dos años.

Ambas partes tienen espacio limitado de maniobra, ya que quienes mantienen posiciones duras tanto en Teherán como en Washington criticarán fuertemente cualquier acuerdo que consideren que avanza demasiado en concesiones al otro bando.



EEM

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...