Panorama Económico

Impuestos y especulación fraudulenta

2013-12-13

Rivera estimó que las ventas del comercio minorista caerán 14% para el año...

Editorial de La Jornada

El presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, Cuauhtémoc Rivera, denunció ayer que compañías como Herdez y Bimbo han comenzado a incrementar el costo de botanas, panes y bebidas azucaradas –productos que fueron afectados con nuevos gravámenes en el marco de la reforma fiscal recientemente aprobada– y que esa circunstancia orilla a los pequeños comerciantes a subir el precio de esos productos al consumidor final.

Por añadidura, el líder de los comerciantes estimó que las ventas del comercio minorista caerán 14 por ciento para el año entrante como consecuencia de la entrada en vigor de los referidos impuestos, los bajos salarios, el estancamiento económico y la aplicación de medidas gubernamentales como los "gasolinazos".

Era previsible, desde un inicio, que la aprobación de los gravámenes referidos –anunciados en el discurso oficial como medidas para combatir la obesidad–, derivaría en un traslado del costo fiscal a los consumidores finales de empresas como las mencionadas, y que ello alentaría una espiral inflacionaria generalizada en algunos de los productos de mayor consumo entre la población.

Sin embargo, el hecho de que el aumento de precios se produzca semanas antes de que entre en vigor la reforma mencionada da cuenta de que la miscelánea fiscal aprobada el mes pasado no sólo alienta las alzas generalizadas en el costo de productos y servicios –y se vuelve, de esa forma, un factor de recesión económica–, sino que también incentiva la especulación y las prácticas fraudulentas contra la población: no otra cosa es la decisión de empresas como las mencionadas de subir los precios de sus productos con el pretexto de un aumento impositivo que aún no entra en vigor, circunstancia que generará una cantidad de ingresos que no irán a parar al fisco, sino a las arcas de esas compañías.

Esa circunstancia confirma las advertencias formuladas desde un inicio por los sectores críticos de la reforma fiscal: pese a ser presentada por el gobierno federal como una medida progresiva y como una forma de promover "que paguen más los que ganan más", la información comentada da cuenta de que los principales afectados por esa modificación legal serán el conjunto de los consumidores del país, especialmente los sectores menos favorecidos.

Es necesario que los encargados de la conducción del país cobren conciencia de los efectos nocivos que esa reforma traerá para una economía nacional de por sí marcada por las escasas perspectivas de crecimiento, que adopten medidas orientadas a corregir esos efectos y que, en lo inmediato, investiguen y sancionen a los particulares que generen oportunidades de negocio ilegítimas a partir de las alzas impositivas mencionadas.



EEM