Calamidades

El mal y las flores

2014-03-23

En Chiapas, 30 mil mujeres son víctimas de trata en "el corredor del placer"....

Andrea Bárcena, La Jornada

Un fantasma recorre el mundo… Es la gula capitalista, serpiente letal capaz de arrasar con lo que sea en nombre del dinero. Por eso es larga la lista de lo que está en peligro y que, a pesar de su propio valor, tenemos que defender como si no lo tuviera: el agua, las flores, el aire, los animales, los niños, la filosofía, el arte, ¡el maíz!

El mal capitalista es la enfermedad de la codicia, la cobardía y la violencia; produce también ceguera y una cierta demencia al parecer incurable. Delirio y sicopatía que trastorna a sus portadores y los hace olvidar que ningún mausoleo, por monumental que sea, los salvará del polvo y el olvido. Creen, sin embargo, que acumular riqueza es la única manera de evitar la estafa de la muerte y de burlar la sentencia de la aguja y el camello. Entonces despojan a los niños de la risa y a los trabajadores de la esperanza.

Sí, ya sé que ocurre en todo el mundo, pero eso no es consuelo para los mexicanos cuando se dan cuenta de que están en manos de una clase política sin clase y sin cordura, y que su hija, la delincuencia organizada, es cruel y desalmada. Que nadie se engañe: no vamos camino a ninguna modernidad. El caldo en que realmente se cocina el futuro huele a podrido y está lleno de horrores. Una pequeña muestra:

*En Chiapas, 30 mil mujeres son víctimas de trata en "el corredor del placer". Policías municipales son la conexión directa con la trata de mujeres y niñas.

*Laboran niños en uno de cada cinco pocitos de carbón en Coahuila.

*En México, 53.8 por ciento de los menores de 18 años viven en la pobreza; 12 por ciento enfrenta miseria extrema.

*Casi 15 millones de entre 14 y 19 años de edad trabajan; 24 por ciento sin pago; son propineros.

*La mitad de los embarazos que ocurren en México no son planeados ni deseados.

*Reporta la PGJDF 77mil 793 jóvenes entre 15 y 29 años de edad involucrados en delitos en cuatro años.

*Después de que en Michoacán miembros de las autodefensas rescatan a niños secuestrados en un contenedor con refrigeración, declara el procurador Murillo Karam que, en México, el tráfico de órganos "no es tan grave"( sic).

Para el gobierno nada que le pase a la gente común es grave, ni siquiera los 49 niños calcinados en la guardería ABC, por codicia. Al final, nadie es culpable de nada. Todos mienten, incumplen, roban y entre ellos se perdonan y se saludan sonrientes, mientras mienten un futuro que producirán sus multimillonarios negocios revestidos de reformas.

Suena utópico, pero "sin utopía la vida es un ensayo para la muerte": tal vez sólo una gran revolución ética pueda detener este desastre y tal esfuerzo habría de iniciar por proteger lo más vulnerable: las niñas, los niños, las flores…



EEM