Mujeres

Enconada lucha por el patrimonio de una de las mujeres más ricas de Austria

2007-02-10

La princesa Melinda Esterhazy nació el 24 de mayo de 1920 en Budapest y fue primera...

Viena,   (EFE).- La princesa Melinda Esterhazy, una anciana de 86 años considerada como una de las mujeres más ricas de Austria, está en el centro de una controversia entre sus familiares, que han entrado en una enconada lucha por su patrimonio, estimado en más de mil millones de euros.

La fiscalía de Eisenstadt, capital del estado federado de Burgenland (este), ha abierto una investigación basada en la sospecha de que Esterhazy vive encerrada en contra su voluntad en una de las casas que posee en esta ciudad y que se le impide todo contacto con amigos y familiares.

Christine y Endre Esterhazy, miembros de la nobleza unidos tan sólo por un parentesco muy lejano con Melinda y residentes en Baviera, acusan al sobrino de la princesa Stefan Ottrubay de mantener recluida a la anciana.

Ottrubay, director general de la Fundación Esterhazy, ni siquiera les permitió felicitarla con motivo de su cumpleaños, se quejan.

A estos reproches se unen las acusaciones de los sirvientes de la casa que, según el diario "Österreich", pidieron en una carta anónima dirigida a este periódico que se investigara el caso, que parece sacado de una novela policíaca.

Una amiga de Melinda, Rosemarie Szirmay-Wenzelburger, afirma, según la misma fuente, que incluso se le ha prohibido llamar por teléfono a la viuda del príncipe Paul Esterhazy, muerto en 1989, y heredera única del "imperio" de quienes eran una de las familias de la nobleza más acaudaladas de la monarquía austro-húngara.

También se han presentado escritos a la Justicia que hablan del supuesto "lavado de cerebro" al que Ottrubay habría sometido a su anciana tía, cuyo patrimonio se estima en unos nada despreciables 1,100 millones de euros.

Para desmentir los rumores de que la princesa Melinda está "desaparecida desde hace meses", la Fundación Esterhazy difundió esta semana imágenes de una exposición del tesoro del clan de origen húngaro en Budapest en las que aparecía la princesa.

La controversia parece remontarse a 2002, cuando el príncipe Antón, sobrino del difunto Paul Esterhazy, se quejó de que Ottrubay prácticamente le había arrebatado la jefatura del clan, mientras que éste ha acusado recientemente a Endre Esterhazy de chantajearle.

El diario "Kurier" de Viena da por hecho que la heredera evita desde hace tiempo comparecer en público y en una entrevista con ese periódico, en junio del año pasado, declaró que a su edad quiere que "se la deje en paz", sin dar la impresión de ser infeliz, como otros afirman.

Por su parte, el semanario "News" confirmó esta semana que Melinda Esterhazy "se encuentra bien y es feliz" y que ha mantenido "su humor y agudeza" de siempre.

La princesa Melinda Esterhazy nació el 24 de mayo de 1920 en Budapest y fue primera bailarina de la Ópera de Budapest. Se casó en 1946 con el príncipe Paul V de Esterhazy, con quien no tuvo hijos, por lo que llegó a ser heredera única del imperio de este apellido.

Tras la muerte de su marido, creó tres fundaciones para evitar una escisión del patrimonio familiar, cuyo beneficio distribuido, según el diario "Österreich", se eleva a los 40 millones de euros.

En 1990, la princesa decidió abrir la mayor parte de los recintos del castillo de Forchtenstein, en Burgenland, donde se halla el tesoro de la familia, ensalzado por ésta como único en Europa, y que incluye una galería de sus antepasados, que, según ella, es "la mayor de su tipo".

Según la dirección de la Fundación, el castillo, visitado por más de un millón de personas desde hace 16 años, contiene también la única colección de muebles de plata conservada del Barroco, porque otras familias reales y de la alta nobleza tuvieron que fundir esas joyas para financiar las guerras a lo largo de la historia.



RMA