Migración

Un empate en la Corte Suprema bloquea el plan migratorio de Obama

2016-06-24

"El dictamen de la Corte Suprema hace que la acción ejecutiva del presidente sobre...

Por Jess Bravin, The Wall Street Journal

WASHINGTON— La Corte Suprema de Estados Unidos llegó a un punto muerto el jueves respecto al plan del presidente Barack Obama de diferir la deportación y proveer permisos de trabajo a millones de inmigrantes indocumentados, lo cual bloqueó la iniciativa. Sin embargo, la votación de 4-4 no creó precedente y devolvió el tema al ámbito político.

La decisión de una sola oración fue un fin anticlimático para el ambicioso plan de Obama para llevar su autoridad ejecutiva en inmigración a sus límites. La medida fue bloqueada por una corte federal en Brownsville, Texas, luego que ese estado liderara a otros 26 estados de mayoría republicana en una demanda contra esta política.

El resultado no exige que el gobierno inicie las deportaciones de los inmigrantes afectados, todos los cuales tienen lazos significativos con EU, incluyendo los niños que son ciudadanos o residentes legales. Pero frena el plan del gobierno de normalizar su presencia al menos temporalmente al darles autorización para trabajar.

“El dictamen es afirmado por una Corte dividida en partes iguales”, escribió la corte.

El único alivio que le queda al gobierno, fue la ausencia del magistrado Antonin Scalia, quien murió en febrero. Si hubiera estado vivo para participar en la votación, seguramente habría apoyado a Texas y creado un precedente nacional que limitaría el poder ejecutivo sobre la política migratoria.

“El dictamen de la Corte Suprema hace que la acción ejecutiva del presidente sobre migración quede anulada y sin validez”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan. “La Constitución es clara: el presidente no tiene permitido escribir las leyes, sólo el Congreso”.

Fuera de la corte, activistas migratorios al borde de las lágrimas sostenían pancartas desafiantes como “Aún no hemos terminado!” y se reunieron en torno a un micrófono para prometer que continuarían luchando, incluyendo durante las elecciones.

“Hoy, estamos guardando este momento para noviembre”, dijo Rocío Sáenz, vicepresidenta ejecutiva de SEIU, un grupo laboral. “No estamos indefensos”.

“Aquí estamos y no nos iremos”, dijo Julia Garibay, de United We Dream, un grupo de defensa de los derechos de los migrantes.

El Senador demócrata Dick Durbin se acercó a los manifestantes luego de conocerse la decisión y le pidió a los activistas que mantuvieran la fe, haciendo un llamado al Departamento de Justicia para que “usen toda la autoridad que tienen” para mitigar los efectos de la decisión.

Durbin también dijo que el empate 4-4 era culpa de los republicanos por bloquear la votación de confirmación del próximo magistrado, después que el presidente Obama nominara al juez de la corte de apelaciones federales Merrick Garland. Durbin agregó que “Dios no permita” que el presunto candidato presidencial por el Partido Republicano, Donald Trump gane la presidencia y llene la vacante en la Corte Suprema.

La política migratoria ha sido uno de los puntos en los que más diferencias se han visto en la elección presidencial. Donald Trump ha prometido construir un muro a lo largo de la frontera con México y deportar masivamente a los migrantes indocumentados, mientras que su rival demócrata Hillary Clinton ha hecho llamados para que se reduzcan las deportaciones.

En un comunicado emitido el jueves, Clinton llamó a la decisión de la Corte Suprema “inaceptable” y dijo que las familias necesitan “alivio del espectro de la deportación”. Clinton dijo que en sus primeros 100 días en el cargo presentaría un plan de inmigración que incluya un camino a la ciudadanía.

La campaña de Trump no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Trump estaba viajando el jueves a Escocia para celebrar la reapertura de un campo de golf renovado.



JMRS