Ciencia y Tecnología

Identifican siete planetas del tamaño de la Tierra en una órbita cercana

2017-02-23

Los planetas orbitan una estrella enana llamada Trappist-1, ubicada a 40 años luz...

Kenneth Chang, The New York Times

No solo uno, sino siete planetas con un tamaño similar al de la Tierra y que podrían albergar vida han sido identificados en la órbita de una pequeña estrella cercana al sistema solar. El descubrimiento ofrece la primera oportunidad realista de buscar señales biológicas de vida extraterrestre.

Los planetas orbitan una estrella enana llamada Trappist-1, ubicada a 40 años luz —aproximadamente 380 billones de kilómetros de distancia— de la Tierra. Es bastante cerca y resulta que la orientación de las órbitas de los siete planetas permite que sean estudiados a detalle.

Uno o más de los exoplanetas —planetas que orbitan estrellas distintas al Sol— en este nuevo sistema podrían tener una temperatura que les permita estar atiborrados de océanos, según astrónomos, basándose en la distancia entre los planetas y la estrella enana. Se encuentran suficientemente cerca de la estrella como para que las superficies tengan la temperatura apropiada para que haya flujo de agua, considerado uno de los ingredientes básicos para que haya vida.

“Esta es la primera vez que tantos planetas de este tipo son hallados orbitando una misma estrella”, dijo Michael Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja, en Bélgica, y líder de un equipo internacional que observa Trappist-1.

“Creo que hemos tomado un paso crucial para encontrar si hay vida allá afuera”, dijo Amaury H.M.J. Triaud, astrónomo de la Universidad de Cambridge. “Aquí, si la vida logró prosperar y liberar gases similares a los que tenemos en la Tierra, entonces lo sabremos”.

Si se encuentra que hay oxígeno en la atmósfera de los planetas, eso indicaría que hay fotosíntesis. De haber también metano, ozono y dióxido de carbono en ciertas proporciones, “sabríamos que hay vida con una confianza del 99 por ciento”, dijo Gillon, de la Universidad de Lieja.

Los hallazgos fueron publicados este miércoles 22 de febrero en la revista Nature.

Telescopios en la tierra y el Telescopio espacial Hubble, en órbita, podrán discernir algunas de las moléculas en las atmósferas de los exoplanetas. El Telescopio James Webb, que será lanzado el próximo año, podrá detectar las longitudes de onda de luz infrarroja, ideales para estudiar la luz más tenue que viene desde Trappist-1.

Las comparaciones entre las condiciones de los siete exoplanetas también serán clave.

“Los planetas de Trappist-1 vuelven inminente la búsqueda de vida en la galaxia”, dijo Sara Seager, astrónoma del Instituto de Tecnología de Massachusetts que no formó parte del equipo de investigación. “Por primera vez, no tenemos que especular, solo hay que esperar y hacer observaciones muy cuidadosas para ver qué hay en las atmósferas de los planetas Trappist”.

E incluso si los planetas resultan no tener vida, poder entender mejor los límites de cuándo puede o no existir vida también será conocimiento valioso.

“Los planetas de Trappist-1 vuelven inminente la búsqueda de vida en la galaxia”.

Trappist-1, nombrada en honor a un telescopio en el desierto de Atacama de Chile que fue inicialmente usado para estudiar la estrella, es lo que los astrónomos conocen como un “enano ultrafrío”, pues solo tiene una doceava parte de la masa del Sol y la temperatura de su superficie es de 2200 centígrados, mucho menor que los 5500 centígrados que irradia el Sol.

Los siete planetas, de ser puestos en nuestro sistema solar, tendrían una órbita cercana a la de Mercurio. El planeta más cercano a la estrella completa su órbita en un día y medio y el más lejano lo hace en 12,35 días. Eso significa que el sistema planetario es más como el de las lunas de Júpiter que como el solar.

Los astrónomos siempre supieron que otras estrellas debían tener planetas, pero hasta hace décadas no había sido posible avistarlas. Ahora han confirmado la existencia de más de 3400, según el Open Exoplanet Catalog.

Entre las más recientes está un planeta de un tamaño similar al de la Tierra en Próxima Centauri, la estrella más cercana a 4,24 años luz de distancia.



JMRS