Mujeres

Iberoamérica reivindica la igualdad de salarios entre mujeres y hombres

2017-03-08

Según datos facilitados de la Organización Iberoamérica de Seguridad Social...

Macarena Soto

Madrid, 8 mar (Efe).- Iberoamérica quiere reivindicar la igualdad de salarios entre mujeres y hombres, acompañando así uno de los ejes de este Día de la Mujer, y dar visibilidad a la discriminación que en 2017 aún sufren las mujeres, el 51 por ciento de la población mundial, en el ámbito laboral.

Según datos facilitados de la Organización Iberoamérica de Seguridad Social (OISS), la participación femenina en el mercado laboral es significativamente menor a la masculina en todos los países de Iberoamérica, donde se da una brecha de al menos 25 puntos porcentuales entre unos y otras.

En ese sentido, las mujeres de la región tienen una tasa de participación laboral de alrededor del 50 % mientras que la de los hombres alcanza el 75 %, además de que la tasa de desempleo femenina es 2,3 puntos superior (9 %) a la masculina (6,7 %).

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, primera mujer en alcanzar este puesto, así como otros de gran responsabilidad en su país, Costa Rica, y en el sistema de Naciones Unidas, reconoció hoy a Efe que "la brecha salarial es grande todavía en América Latina".

"Sigue habiendo un problema de inserción en el mercado laboral, una parte principal es la brecha salarial, cuando por igual trabajo recibimos menos remuneración", explicó Grynspan.

A su juicio, además de esta, existen otras tres brechas menos evidentes: a mayor nivel de estudios, menor salario; una "sobrerepresentación" de la mujer en el trabajo informal y, como consecuencia, la falta de acceso a coberturas de la seguridad social y a percibir pensiones de jubilación.

A pesar de ello, la costarricense consideró que América Latina "es una de las regiones del mundo que más ha avanzado en la lucha contra la desigualdad de todos sus grupos, en especial de las mujeres".

Aunque la temática del día de hoy, marcada por Naciones Unidas, sea la discriminación laboral, Grynspan hizo hincapié en "el flagelo" que supone la violencia de género para toda la sociedad que, según afirmó, "también tiene su reflejo en la economía".

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advierte de que ocho de cada diez mujeres que se insertan en el mercado laboral lo hacen en empleos y sectores de baja productividad, así como que en estas áreas geográficas una de cada tres mujeres no posee ingresos propios.

Además, una mujer latinoamericana cobra, de media, un 14% menos que un hombre por realizar la misma actividad, diferencia que se eleva cuanto mayor es el nivel de estudios.

ONU Mujeres alerta de que en América Latina y el Caribe las mujeres dedican entre el doble y hasta cinco veces más tiempo que los hombres al trabajo no remunerado.

La directora de este organismo, Phumzile Mlambo-Ngcuka, aseguró a través de la página web de ONU Mujeres que se debe "construir un mundo del trabajo distinto para las mujeres".

"A medida que crecen, las niñas deben tener la posibilidad de acceder a una amplia variedad de carreras, y se les debe alentar a hacer elecciones que las lleven más allá de las opciones tradicionales, en las áreas de servicio y atención, y les permitan conseguir empleos en la industria, el arte, la función pública, la agricultura moderna y la ciencia", apuntó.



yoselin