Automotriz

Fabricantes de automóviles alemanes burlan leyes desde 1990

2017-07-21

Con unos 60 grupos de trabajo y más de 200 empleados de las compañías, los...


Berlín, 21 jul (PL) Fabricantes de automóviles alemanes formaron un grupo desde la década de 1990 para establecer estrategias de mercado, burlar la legislación sobre las emisiones contaminantes y otras cuestiones, afirmó hoy una publicación del país.

La revista alemana Der Spiegel aseguró que Volkswagen, Audi, Porsche, BMW y Daimler pactaron en secreto sobre las técnicas a utilizar en los vehículos, los costes, subcontrataciones, estrategias, así como la disminución de sus autos diésel.

Con unos 60 grupos de trabajo y más de 200 empleados de las compañías, los fabricantes de autos investigaron cuestiones como el desarrollo de motores diésel y gasolina, los frenos o los precios de los coches.

Según Der Spiegel, la información publicada se basa en un documento que el grupo Volkswagen envió a las autoridades de la competencia en julio de 2016, como una especie de autodenuncia, pero que le serviría para disminuir las millonarias multas.

Tras el estallido del escándalo en el 2015, el emporio Volkswagen admitió el fraude en 11 millones de autos en el orbe, y que como resultado tuvo pérdidas por valor de unos 4,1 millones de euros, las mayores de su historia.

Las complicaciones no cesaron para el fabricante, pues Estados Unidos le impuso pagar cotas millonarias por concepto de indemnización y obligado aceptó devengar una cifra superior a los mil 200 millones de dólares a 78 mil propietarios de vehículos, en una amortización inferior a lo pactado con Europa.

Ese panorama impulsó a la Unión Europea a intervenir y solicitar una paridad en los pagos, y alegó que la cantidad de autos trucados que circulaban por la región ascendió a 8,5 millones, registro superior al de la nación norteña.

Ante la morosidad de algunas naciones, la Comisión Europea inició un proceso legal contra Alemania, Reino Unido, España y Luxemburgo por favorecer al gigante automovilístico y no aplicar sanciones similares a las estadounidenses.



arturo