Automotriz

Me urgía vender mi auto y VendeTuAuto.com me ayudó

2017-07-31

Después de estar todo el día regresé a casa con dos posibles compradores que...

José Antonio García

Como si se tratara de un sueño, de esos que te espantan al inicio pero después se convierten en algo bueno, mi vida cambió en un dos por tres. Un día navegando en Internet me encontré con una convocatoria para ir a estudiar una maestría al extranjero y, sin tomarlo muy en serio, llené la solicitud y la mandé. En realidad no pensé que podría ser elegido y además ni dinero iba a tener para poder irme.

Tres meses después, en la bandeja de mi correo apareció una carta de aceptación. En dos semanas tenía que presentarme para iniciar las clases.

¿Cómo le iba a hacer?

Para empezar tenía que conseguir dinero, mi próximo cheque saldría hasta el próximo mes, mis tarjetas estaban al tope y la única opción que me quedaba era vender mi auto pero la verdad es que no sabía ni cómo hacerlo. Alguna vez le ayudé a mi amigo a subir un anuncio en Internet pero recuerdo que su auto tardó cerca de un mes en venderse, así que esa no iba a ser opción.

Mi segunda posibilidad era visitar un lote de autos de que estaba cerca de casa. La verdad es que no me daba mucha confianza pero no perdía nada en ir a preguntar. Tal como lo imaginé, no obtuve nada bueno de ese lugar. No sé si el encargado se dio cuenta de mi urgencia, o así es su forma de trabajar, pero me ofreció casi la mitad de lo que sabía que valía mi auto. Según él, sus cuentas las sacó de una guía de autos usados y además le restó al precio unos detalles que tenía. Para ser honestos, si tenía un par de rayones y una pequeña abolladura pero nada que requiriera hojalatería.

El tiempo se me venía encima. Todavía tenía que hacer varios trámites en la escuela , resolver el tema del departamento, llevar mis cosas a la casa de mis padres y encima vender mi carro. Lo estuve ofreciendo entre mis amigos y familiares pero, como era de esperarse, nadie tenía el dinero a la mano para pagarlo.

Lo siguiente que se me ocurrió fue llevarlo a un tianguis de autos usados, pero salí un poco espantado. Antes de entrar se me acercaron un par de sujetos que me empezaron a hacer muchas preguntas y se ofrecieron a ayudarme a venderlo, la verdad es que no me dieron nada de confianza. Ya había oído que ese tipo de personas se dedican a comprar autos a bajo precio para poder revenderlos al interior del tianguis. Ya que llegué a la entrada me dijeron que tenía que pagar una cuota y finalmente pude entrar. Al interior varias personas se acercaron a ver mi auto pero la mayoría me dijo que se les hacía alto el precio.

Después de estar todo el día regresé a casa con dos posibles compradores que me daban su auto a cuenta y lo demás en efectivo. Estas ofertas no me servían de mucho ya que lo que me urgía era el dinero para pagar mi boleto y de paso pagar mis tarjetas.

Una de las cosas que me dejaron un poco inquieto fue el tema del precio del auto, yo había revisado algunos portales en Internet y ese era el promedio de los autos como el mío. Así que me puse a buscar algunas guías como la del señor del lote de autos para comprobar el precio.

Entre portales y guías llegué a una página especializada en la compra de vehículos llamada VendeTuAuto.com que me llamó la atención pues compraban mi auto en tan sólo 1 hora. Al entrar al sitio tuve que poner los datos de mi auto como lo había hecho en las guías de precios: marca, modelo, año y versión. Al pedir mi cotización recibí un correo con una oferta muy parecida a las guías y muy alejada de lo que me ofrecían el señor del lote y los “coyotes” del tianguis. La propuesta sonaba muy tentadora y parecía que mis problemas se empezaban a solucionar.

Llamé para decirles que estaba interesado en la oferta y me preguntaron si podía ir a una de sus sucursales para que le hicieran una revisión completa al auto, que no me preocupara porque el proceso era sin costo, así que no lo dudé y fui a visitarlos. Revisaron mi auto de pies a cabeza o mejor dicho de ruedas a toldo. Buscaron en línea si debía tenencias o tenía multas de tránsito -- que para mi sorpresa tenía dos por exceso de velocidad. La verdad es que no supe ni cómo ni dónde pero el sistema eso decía. Me dijeron que podía ir a hacer una aclaración pero que iba a ser tardado. Me propusieron que ellos podían hacer el trámite y el pago correspondiente pero que el monto lo iban a descontar del precio final.

Después de casi una hora de revisiones me hicieron una oferta final ya con el descuento de las fallas que le encontraron al auto y las multas de tránsito que tenía pendientes. Aunque si bajaba del precio inicial la verdad es que no se me hizo tan descabellada la oferta y tomando en cuenta del poco tiempo que me quedaba y de todas la facilidades que me estaban ofreciendo, cerré el trato con ellos, en menos de 20 minutos el dinero ya estaba en mi cuenta, mi auto en su cochera y yo apunto de abordar un avión que me llevaría a una nueva aventura.

Mi conclusión es que a menos tengan el tiempo y la paciencia necesaria, se acerquen a las soluciones que ofrece VendeTuAuto.com, el proceso es de lo más fácil, muy rápido y, sobre todo, seguro. No se arriesguen en otras opciones.



yoselin