Religión

Cardenal Norberto Rivera sigue procesado

2017-12-11

Athié se quejó de que la declaración del cardenal ocurrió en un...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 11 DIC - El cardenal mexicano Norberto Rivera, recién relevado al frente de la Arquidiócesis Primada de la Ciudad de México por el Papa, sigue procesado por encubrimiento de 15 sacerdotes pedófilos, al ser designado su sucesor Carlos Aguiar. Armando Martínez, abogado defensor del controvertido arzobispo, que recién cumplió 75 años y presentó su dimisión ante el Sumo Pontífice, quien la aceptó la semana pasada, dijo que el caso contra su cliente seguirá abierto hasta que se dictamine "el ejercicio de la acción penal".

Los ex sacerdotes de la orden de los Legionarios de Cristo Alberto Athié y José Barba presentaron el 2 de junio pasado una denuncia en contra de Rivera ante la Procuraduría General de la República por proteger a 15 sacerdotes que abusaron sexualmente de menores de edad.

El purpurado fue llamado a declarar a fines de septiembre pasado ante la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas de la PGR, pero el interrogatorio se hizo en forma sigilosa y sin que trascendiera a la prensa hasta una semana más tarde.

Athié y Barba, que pertenecieron a la orden fundada por Marciel Marciel -acusado de actos de pederastia y de haber tenido vínculos con mujeres y varios hijos- exigen que la PGR informe sobre todas las "diligencias" que ha realizado en torno al caso.

Athié se quejó de que la declaración del cardenal ocurrió en un "contexto de falta de transparencia", pues "no fuimos informados de la fecha, hora y lugar" en que se realizó.

Los ex sacerdotes demandan que la PGR garantice "los derechos de las víctimas de pederastia clerical sin privilegios ni concesiones", ya que durante años "se han creado espacios de protección e impunidad a pederastas y a quienes los protegen".

Rivera Carrera comunicó al Vaticano, pero no a las autoridades civiles mexicanas, el caso de los 15 sacerdotes, por lo cual es acusado de encubrimiento.

El sacerdote Nicolás Aguilar es uno de los protegidos por Rivera, quien habría abusado de unos 120 niños, la mayoría mexicanos y 26 de ellos estadounidenses, víctimas de sus avances durante su estancia de 10 meses en Los Angeles, California, adonde fue trasladado tras ser acusado en México de pederastia.

El archivo confidencial de la arquidiócesis de México y documentos judiciales de la Policía de Los Angeles revelan que 25 de los niños estadounidenses eran monaguillos y uno más se preparaba para ser sacerdote, según Anthony DeMarco, defensor de las víctimas.

En una entrevista publicada en 2007, Aguilar dijo estar "tranquilo" y vivir, como un "hombre libre", sin "problemas de conciencia ni temores", al calificar de "exageraciones" las denuncias de que abusó sexualmente de más de un centenar de niños.

Rivera y el arzobispo de Los Angeles, Roger Mahony, fueron acusados por un joven mexicano ante el Tribunal de Distrito de California, por "omisión y negligencia" al permitir los abusos sexuales de Aguilar.
    
En México hay al menos 65 sacerdotes acusados de abuso sexual contra menores, según la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes. El defensor señaló que el cardenal ganó todos los procesos judiciales en su contra en México y Estados Unidos, sin escudarse en ningún privilegio, como cualquier ciudadano "sin ningún tipo de inmunidad", y "se ha declarado absolutamente su inocencia".

En diciembre pasado, Rivera rechazó haber protegido a sacerdotes pederastas y dijo que pidió juzgar a 15 presbíteros de su arquidiócesis acusados de ese delito.

"Yo no he protegido a ningún pederasta. Aquí, en la arquidiócesis, unos 15 sacerdotes han sido juzgados y recibido sentencia. Nosotros hacemos la investigación, la mandamos a la Congregación para la Doctrina de la Fe, en Roma, y siempre se han atendido nuestras denuncias", afirmó.

"Nosotros desde hace 18 años tenemos normas claras para prevenir y sancionar este tipo de crímenes", señaló y dijo que en su jurisdicción "tenemos cero tolerancia contra este horrible crimen que destruye vidas y familias".



regina