Religión

Tolerancia cero" a pederastia en México, promete Arzobispo Aguiar Retes

2017-12-12

Rivera deja la Arquidiócesis sumida en el escándalo y en momentos en que afronta...


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 12 DIC - El nuevo arzobispo primado de la Ciudad de México, Carlos Aguiar, recién designado por el Papa, y quien releva al polémico cardenal Norberto Rivera, acusado de proteger a curas pedófilos, anunció "tolerancia cero" en el tema de los abusos sexuales.

"No digo que lo vamos a desterrar, porque la fragilidad humana siempre estará latente, es imposible, pero inmediatamente vamos a afrontar ese tipo de situaciones", afirmó el nuevo cardenal de la principal jurisdicción católica del país.

Aguiar, quien fue presidente de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano y la del Episcopado mexicano, hasta ahora dirigía la modesta arquidiócesis de Tlalnepantla, un conflictivo suburbio industrial de la periferia norte de la capital.

El arzobispo señaló que "en el asunto de la pederastia sigo plenamente lo que ya el Papa Francisco nos ha dicho: tolerancia cero".

Monseñor Rivera, exponente del ala más conservadora de la jerarquía católica, recién cumplió 75 años y presentó en junio pasado su renuncia ante el Sumo Pontífice, quien la aceptó la semana pasada y nombró en su lugar a uno de sus grandes amigos mexicanos, Carlos Aguiar.

Rivera deja la Arquidiócesis sumida en el escándalo y en momentos en que afronta acusaciones ante la Procuraduría General de la República, que lo interrogó en septiembre pasado.

El ahora arzobispo retirado es acusado por los ex religiosos Alberto Athié y José Barba, ex miembros de la orden de los Legionarios de Cristo, de encubrir a 15 curas señalados de pedofilia.

Athié y Barba apoyan reclamos de familiares y víctimas del padre Marcial Maciel, ex líder y fundador de esta organización religiosa, fallecido el 30 de enero de 2008, a los 87 años, dos años después de ser apartado de su cargo.

Maciel había sido obligado por el Papa Benedicto XVI a separarse de todas sus funciones y a llevar "una vida de meditación y penitencia" por haber abusado de algunos legionarios, desde que eran seminaristas, aunque sus víctimas exigían que fuera encarcelado y sometido a juicio.

En diciembre de 2016, Rivera aceptó que comunicó al Vaticano los casos de 15 sacerdotes pederastas por los cuales fueron sancionados pero fue acusado de no presentar denuncias ante las autoridades locales para que los procesaran.

Rivera señaló que "yo no he protegido a ningún pederasta" y señaló que "desde hace 18 años tenemos normas claras para prevenir y sancionar este tipo de crímenes".

Los casos más notorios de protección brindada por el prelado se refiere a Maciel y al sacerdote Nicolás Aguilar, denunciado ante la Corte de Los Angeles, California, por abusar de 86 niños en México y Estados Unidos.

Aparte del cardenal, son sospechosos de encubrimiento los dos obispos auxiliares en la arquidiócesis de México: Jonás Guerrero y Marcelino Hernández, actuales obispos de Culiacán (norte) y Colima (occidente), respectivamente.

"Ustedes olvidarán pronto lo que les hizo el padre Nicolás Aguilar. Al rato, ya ni se acordarán. Deben saber perdonarlo. El padre es un hombre enfermo", dijo Rivera a las víctimas del cura, una ocasión en que acudieron a denunciarlo, después de ultrajar a más de 60 niños de la Sierra Negra de Puebla.

Además, les pidió que "guardaran el secreto" y no lo denunciaran a las autoridades, según las denuncias de los familiares de los niños.

Rivera promovió que trasladaran a Aguilar a Los Angeles, California, donde fue luego acusado de abusar de 26 niños más. El próximo 5 de febrero se prevé que el nuevo cardenal arzobispo primado asuma el cargo cuando asista a una ceremonia de "profesión de fe y juramento de fidelidad" en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. 



regina