Nacional - Política

El segundo empresario de México pide a sus empleados votar contra un "modelo económico populista"

2018-05-29

"Les puedo garantizar personalmente que [nuestras concesiones mineras, ferroviarias y...

Ignacio Fariza, El País

Los grandes empresarios mexicanos prolongan su batalla con López Obrador. El presidente del Grupo México y segundo hombre más rico del país norteamericano, Germán Larrea, ha alertado este martes a sus empleados en una carta contra el "modelo económico populista" que traería, a su juicio, una potencial victoria del líder de Morena en las elecciones del próximo 1 de julio y les ha pedido que "salgan a votar con inteligencia y no con el enojo que hoy todos compartimos". "Nuestro país", subraya, "requiere de un voto razonado, inteligente y a conciencia". El Grupo México es una de las mayores empresas privadas del país norteamericano por ventas y su división minera se codea con las grandes firmas mundiales del sector. Según su último reporte trimestral cuenta con casi 31,000 trabajadores, pero en la misiva Larrea eleva esta cifra hasta los 50,000.

"Recientemente hemos escuchado con preocupación propuestas de estatización de empresas, la derogación de las reformas energética y educativa, entre otras ideas que significarían un retroceso de décadas y el regreso a un modelo económico que está más que probado que no ha funcionado en varios países. Venezuela, Argentina, Cuba y la extinta Unión Soviética, entre otros, son testigos de ello", agrega. "Si este modelo, en donde todo supuestamente pertenece y proviene del Estado y en el que se ofrece regalar sin trabajar se llegara a imponer en México, se desincentivarían las inversiones, afectando gravemente a los empleos y a la economía, se devaluaría nuestra moneda y se provocarían fuertes alzas de precios en productos y servicios. En las décadas de los setentas y los ochentas quedó demostrado", añade Larrea en referencia implícita a los sexenios de Luis Echevarría y de José López Portillo. "No se tiene que ser experto en economía para ver sus consecuencias".

Larrea ve, en las elecciones presidenciales de julio, "dos propuestas de modelo económico-político totalmente opuestas". Aunque la mención no es explícita, el empresario se refiere a las candidaturas con opciones de llegar a Los Pinos: la de Andrés Manuel López Obrador, que encabeza todas las encuestas, y la de Ricardo Anaya —el cabeza de cartel de Por México al Frente, una coalición que integra partidos de centroderecha, centroizquierda y centro—. A medida que el priista José Antonio Meade, ex secretario de Hacienda y uno de los políticos más respetados por el sector privado mexicano, iba perdiendo fuelle en los sondeos, la élite empresarial mexicana ha cerrado filas con Anaya como única posibilidad de evitar la victoria del cabeza de cartel de Morena y el Partido del Trabajo (ambos de izquierdas) y de Encuentro Social (ultraconservador). El cruce de declaraciones entre López Obrador y los representantes empresariales han sido una constante en las últimas semanas.

"Les puedo garantizar personalmente que [nuestras concesiones mineras, ferroviarias y carreteras] no han sido producto ni de compadrazgo ni de corrupción, como afirma injustamente el candidato de Morena", subraya el texto. "Nadie nos ha regalado nada; el término 'concesión' no es sinónimo de corrupción ni de compadrazgo, como se ha insinuado recientemente", agrega en referencia implícita al candidato izquierdista. "Nos enoja y nos ofende la corrupción, la impunidad y la falta de seguridad. Es imperativo corregir estos problemas. [Pero] no considero que un modelo populista, ni la amnistía [propuesta por López Obrador] sea solución a ello; únicamente la estricta aplicación de la ley sin distinción alguna es la solución necesaria". 

Medidas "precautorias" del Grupo México

Larrea —miembro del Consejo Mexicano de Negocios, que hace menos de un mes publicó un desplegable contra el líder de Morena— utiliza la primera persona para identificarse como defensor del modelo capitalista de libre mercado "con un alto contenido de responsabilidad social". Este es, remarca, "el único viable para generar bienestar y crecimiento". El empresario saca pecho por las contribuciones de su compañía, Grupo México, al erario público —"somos la segunda empresa privada del país que más impuestos paga (...) más de 12,000 millones de dólares en los últimos 10 años"— y afirma que, cualquiera que sea el resultado que emane de las urnas en la cita electoral de julio, los empresarios tendrán la "responsabilidad" de "seguir construyendo y generando empleos y riqueza para el país".

Más allá del mensaje político, el presidente del Grupo México anuncia que su empresa tomará "medidas precautorias" en previsión de lo que pueda ocurrir con la economía mexicana tras el 1 de julio. Entre otras, Larrea cita el desendeudamiento en dólares —para reducir, en la medida de lo posible, el impacto de una abrupta depreciación del peso frente al billete verde— y la "cautela" en las futuras decisiones de inversión de la compañía para "asegurar la salud de la empresa y la seguridad de sus empleados". "Les recomiendo", cierra la misiva, "tomen ustedes [los trabajadores] las mismas medidas en el cuidado de su gasto familiar".



regina