Nacional - Política

Expertos temen artilugios para cometer fraude 

2018-06-11

No obstante, indicó que ahora "han surgido unas nuevas y en parte tiene que ver con el...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 11 JUN - A pesar de las numerosas reformas a las leyes electorales en los últimos años en México, los expertos aún temen que el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro) pueda hacer fraude en las presidenciales del próximo 1 de julio.
    
Han quedado en el pasado famosas prácticas burdas como "el ratón loco" (cambio de ubicación de las mesas de votación que confunde a los votantes), las "urnas embarazadas" (relleno de ánforas con papeletas) o la "operación tamal" (invitación a desayunar para luego presionar a las personas a ir a sufragar).
    
Ahora, sin embargo, las infracciones se han vuelto más sutiles y sofisticadas, por lo cual los especialistas no descartan que puedan empañar las votaciones que tendrán lugar en tres semanas, para elegir presidente, 128 senadores, 500 diputados federales y 9 gobernadores, entre otros cargos.
    
Entre las infracciones que prevén condena en la cárcel figura la compra de votos, el voto sin credencial o con un carné ajeno o el voto más de una vez en una elección.
    
El candidato presidencial del PRI, el economista José Antonio Meade (49 años), se ubica tercero en las encuestas por una diferencia de hasta 3 a 1 respecto al líder, el izquierdista Andrés López Obrador (64 años), y de 2 a 1 frente al número 2, el abogado conservador Ricardo Anaya (39 años).
    
Ello llevaría a la vieja pero aún poderosa maquinaria electoral del PRI a recurrir al fraude aunque no con los "viejos artilugios del pasado" para, al menos asegurarse una cuota importante de poder en el Congreso, para recomponerse en el futuro, temen especialistas.
    
Otras fuerzas locales como el Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), que dominó la escena política durante dos décadas en la Ciudad de México, también fueron acusadas de organizar redes clientelares, a las que les otorgan regalos, para comprar sus votos.
    
Roberto Duque, experto en la materia de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, sostiene que los actos fraudulentos del pasado como las llamadas "urnas embarazadas" o los "tacos de votos" han sido sustituidos por otros, a pesar de que se ha legislado mucho para castigarlos.
    
"Se han desarrollado entre muchas otras cosas, controles en la mesa directiva de casilla, la tinta indeleble, tiende a evitar que esto suceda", afirmó, pero dijo que a partir de la creación, en 1990, de una autoridad autónoma e independiente en la materia, se ha "logrado extinguir algunas de estas prácticas".
    
No obstante, indicó que ahora "han surgido unas nuevas y en parte tiene que ver con el uso de la tecnología" de la información.
    
Por ejemplo, muchos ciudadanos son obligados a sacarse una foto de su papeleta cruzada por algún candidato a cambio de alguna dádiva para inducir el apoyo hacia determinado candidato o partido.
    
"Por supuesto tampoco hemos logrado erradicar el tema de la compra del voto y el reparto de una despensa, un saco de cemento, de un contenedor de agua, son prácticas de clientelismo electoral que no han podido ser desterradas", lamentó.
    
Rafael Estrada, director de Postgrados de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, señaló a ANSA que "siempre hay nuevas formas de violentar la voluntad popular".
   
Un ejemplo de que los delitos electorales se han sofisticado lo demostró el caso de la manipulación de datos de Facebook por parte de la empresa británica Cambridge Analytica en las últimas elecciones de Estados Unidos, en las que ganó el presidente Donald Trump. "Estamos ante conductas que son cada vez más preocupantes, porque ahora sí ya hay una posibilidad -lo hemos visto en varias elecciones occidentales, de democracias avanzadas- de incidir de modo determinante en la voluntad de los electores a través de instrumentos en las redes sociales", alertó Estrada.
    
"Yo quiero ver cómo lo vamos a resolver a nivel penal electoral, porque no es un reto fácil", dijo.



regina