Internacional - Población

Ocho millones toneladas de explosivos contaminan Mosul al año de liberación

2018-07-09

Hándicap Internacional recuerda que todavía hoy los accidentes son numerosos y que...

 

Ginebra, 9 jul (EFE).- Ocho millones de toneladas de explosivos siguen diseminados en la ciudad de Mosul, la segunda más importante de Irak, un año después de haber sido liberada del yugo del grupo terrorista Estado Islámico (EI) por el Ejército iraquí con el apoyo de fuerzas internacionales.

Así lo indica un estudio publicado hoy por la ONG suiza Hándicap Internacional (HI), especializada en la atención de personas discapacitadas a causa de conflictos, catástrofes o situaciones de grave exclusión.

La investigación llevada a cabo por esa organización estableció, por ejemplo, que solo en el hospital de Al-Shifa de Mosul hay 1,500 restos de explosivos.

Entre octubre de 2016 y julio de 2017, más de 1,700 ataques aéreos y 2,800 explosiones afectaron la urbe, dejando una cantidad sin precedentes de restos explosivos de guerra, a los que se sumaron las bombas artesanales plantadas a modo de trampa por los yihadistas.

Hándicap Internacional recuerda que todavía hoy los accidentes son numerosos y que hay zonas enteras de la ciudad que continúan inaccesibles ya que están contaminadas por explosivos.

En el último año, la ONG ha registrado un total de 127 accidentes con explosivos que causaron 186 víctimas en la provincia de Nínive, de la que Mosul es capital, una cifra que considera "muy por debajo de la realidad".

El estudio advierte de que las consecuencias para la población civil son graves ya que tales explosiones pueden causar lesiones permanentes o amputaciones.

Asimismo, la presencia masiva de restos de explosivos en la ciudad impide que la población puedan retomar una vida normal después de haber estado tres años bajo dominio yihadista.

Según el estudio, al pasado 15 de mayo, el 57 % de los desplazados originarios de la provincia de Nínive no tenían previsto volver a sus hogares, con el 22 % de ellos que citaba la presencia de explosivos como razón principal.

Hándicap Internacional pidió a la comunidad internacional que afronte su responsabilidad ante esta situación, generada por "la desproporción de los ataques realizados y la importancia de las trampas que representan los aparatos explosivos improvisados y que hacen de Mosul una de las ciudad más minadas del mundo", indicó en un comunicado. 


 



regina