Internacional - Población

Somoza fue "menos cruel" y "perverso" que Ortega

2018-07-23

Los actos de represión de Ortega contra estudiantes y otros manifestantes han dejado entre...

 

Managua, 23 jul (EFE).- La dictadura de la familia Somoza en Nicaragua fue "menos cruel, perversa y criminal que la de (Daniel) Ortega", afirmó hoy la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, en la conmemoración del Día Nacional del Estudiante.

La de los Somoza fue una "dictadura menos cruel, perversa, criminal, que la de Ortega, (porque) ha cerrado los hospitales para que no atiendan a los estudiantes heridos", dijo Núñez, en un foro realizado en la Universidad Centroamericana (UCA), para recordar la "masacre estudiantil" del 23 de julio de 1959, que justifica el Día Nacional del Estudiante en Nicaragua.

Según la presidenta del Cenidh, quien sobrevivió a la "masacre estudiantil" de hace 59 años en la ciudad de León (noroeste), la Guardia del presidente Luis Somoza disparó en medio de una "desbandada" de manifestantes, y aunque hubo 4 muertos, los hospitales abrieron sus puertas y el Gobierno envió sangre para los heridos.

En cambio, "Ortega ha cerrado los hospitales, la Sonia Castro (ministra de Salud) impidió que atendieran a los universitarios, la directora del Hospital Alemán se paraba en la puerta, un niño (Álvaro Conrado) después de andar de hospital en hospital llegó a morir al Bautista", cuestionó Núñez.

Los actos de represión de Ortega contra estudiantes y otros manifestantes han dejado entre 277 y 351 muertos desde abril pasado, según organizaciones humanitarias nacionales e internacionales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado a Ortega de graves violaciones de los derechos humanos, "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias", lo que su Gobierno ha rechazado.

La activista de los derechos humanos llamó a los estudiantes que protestan contra Ortega a no arriesgar su vida, pero también a "no dejar que esa llama se apague", y a sus contemporáneos a apoyar a los jóvenes en su causa.

"Comprometámonos a sacar lo más pronto que se pueda a este monstruo, que se ha quedado por demasiado tiempo de una revolución traicionada", sostuvo.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.



regina