Cuentas Claras

Al rescate de PEMEX 

2018-08-22

La reforma a PEMEX incluye "administrar inteligentemente los declinantes recursos petroleros...

Por Marcos Romero | ANSA


El futuro presidente de México, Andrés López Obrador, se propone lanzar un "salvavidas" a la petrolera gubernamental PEMEX que enfrenta una seria crisis y recuperar el terreno perdido en los últimos años. La idea es convertirla de nuevo en una poderosa máquina de hacer dinero para competir en las grandes ligas de la energía global.
    
El politólogo de 64 años, que ganó con el 53% de los votos en las elecciones del 1 de julio, hizo saber que una de las primeras medidas que adoptará apenas asuma el 1 de diciembre próximo, será sacar de la decadencia a la mastodóntica compañía.
    
El proyecto prevé que México "abandone la Agencia Internacional de la Energía", pese a que apenas el pasado 21 de junio se aprobó su incorporación, y acercarse a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).
    
Además, se pretende la revalorización del rol de PEMEX, dotándola de plena autonomía presupuestal y gestión y la reintegración de su estructura corporativa a una sola empresa, pues actualmente se divide en dos subsidiarias y cuatro filiales.
    
Una de las acciones más complicadas será cambiar las reglas con el poderoso gremio del ente gubernamental.
    
Por ejemplo que el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), desde 2012 a cargo de Carlos Romero Deschamps, famoso por su estrafalario tren de vida, sea electo por voto universal, secreto y directo, y no sólo por una minoría como sucede ahora.
    
La reforma a PEMEX incluye "administrar inteligentemente los declinantes recursos petroleros del país" y "suspender indefinidamente las licitaciones internacionales de contratos de exploración y explotación".
    
Para ello, el futuro gobierno contempla revisar los procesos de adjudicación y la legalidad de los contratos otorgados hasta ahora al amparo de una reciente reforma energética que rompió el monopolio del gobierno sobre el sector, por primera vez desde la expropiación de las petroleras foráneas en 1938, y abrió las puertas a inversionistas privados.
    
Asimismo, se contempla ampliar la inversión en exploración para obtener tasas de restitución de reservas probadas, superiores a 100%, tanto en petróleo crudo como en gas natural.
    
La meta es aumentar el equivalente a unos 9,000 millones de dólares las inversiones en PEMEX en 2019.
    
La estrategia pretende incrementar sustancialmente la capacidad de transporte, almacenamiento y distribución del país, y regular las exportaciones de los productores privados para que apoyen el abasto nacional.
    
Especial atención se dará a "profundizar y coordinar todos los esfuerzos, hasta eliminar el robo y el mercado negro de petrolíferos".
    
Hasta hace una década, Petróleos Mexicanos (PEMEX) era un ícono del orgullo nacional y suministraba casi un tercio de los ingresos fiscales del gobierno, lo que representó una gran fuente de ingreso de recursos sobre todo en tiempos en que el precio del crudo sobrepasaba los 100 dólares el barril. Sin embargo, para 2016 llegó a estar por debajo de los 40 dólares y ahora se duda que pueda alcanzar esos momentos gloriosos que todos los países productores añoran.
    
En 2017, se registró una caída de 8% en las reservas probadas de crudo y de 1.212 pozos en desarrollo existentes en 2012, cuatro años después sólo había 104, es decir, cayeron 91% en sólo un lustro, según cifras oficiales.
    
El yacimiento Cantarell, una especie de "gallina de los huevos de oro", ubicado frente a las costas del estado de Campeche, sureste del país, en el Golfo de México, aportaba en 2004 unos 2,1 millones de barriles diarios de petróleo, casi la misma cantidad que produce por día el país en su totalidad.
    
Para 2015, este pozo producía apenas una décima parte, para llegar a apenas 228,000 barriles diarios, 29% menos que un año antes.
    
Las reservas de crudo llegaron a 7,000 millones de barriles de crudo, una reducción del 7,9%, mientras las de gas natural cayeron un 5,3%. 


 



regina