Nacional - Economía

El inicio de una transición suave con nuevo Tratado Comercial con Estados Unidos

2018-08-27

Los expertos pronosticaban hace tiempo que sin un acuerdo con el TLCAN, el nuevo gobierno...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 27 AGO - El entendimiento anunciado hoy por México y Estados Unidos sobre el final de mutuo acuerdo de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) allana el camino hacia una suave transición política y económica en este país.
    
Casi un año después de arduas negociaciones de los tres países, que transitaron ocho rondas ordinarias y una extraordinaria, y luego de la intervención del futuro presidente Andrés López Obrador, las pláticas salieron del empantanamiento.
    
De este modo, por fin se logró la ansiada "luz verde", justo cuando muchos dudaban de que esto fuera posible.
    
Los expertos pronosticaban hace tiempo que sin un acuerdo con el TLCAN, el nuevo gobierno podría iniciar el próximo 1 de diciembre en medio de cierta turbulencia y altibajos en los mercados.
    
Ello no facilitaría las cosas a López Obrador, el politólogo de 64 años que ganó por mayoría abrumadora las elecciones del 1 de julio pasado.
    
Tras el anuncio en una conversación telefónica entre el presidente Enrique Peña Nieto y el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, el futuro canciller Marcelo Ebrard dijo que el acuerdo "reduce la incertidumbre sobre la economía mexicana".
    
"Vemos como un avance positivo el entendimiento que hoy se anuncia. Por una parte, reduce la incertidumbre sobre la economía y, por la otra parte, recoge las principales preocupaciones planteadas por el equipo del presidente electo", afirmó.
    
Ebrard aseguró que ve con buenos ojos "el entendimiento al que ha llegado México con Estados Unidos" pues se disipan "las principales preocupaciones, especialmente en el sector energético y laboral", además de mantenerse "los espacios trilaterales para la solución de controversias".
    
El miembro del equipo de transición de López Obrador informó que "en los próximos días" el enviado del mandatario electo, Jesús Seade, "continuará participando en las negociaciones trilaterales" con la presencia de Canadá, que "es indispensable para poder renovar el Tratado".
    
"Han sido semanas a veces difíciles, con momentos de alta tensión, pero consideramos que ha habido logros que favorecerán el entorno económico para nuestro país", indicó Ebrard.
    
El fin de las divergencias entre México y Estados Unidos en el TLCAN fue saludado por los mercados financieros aztecas.
    
La Bolsa Mexicana de Valores comenzó a ganar terreno apenas se anunció que se preparaba un anuncio sobre el término del proceso renegociador, hasta ganar 1% a media jornada, mientras que el peso se recuperó frente al dólar, al avanzar 1,32%.
    
El economista Enrique Quintana consideró que "empezar su administración con una negociación del TLCAN concluida, en lugar de una situación de incertidumbre, haría una diferencia del cielo a la tierra" para López Obrador.
   
El Banco de Pagos Internacionales presentó el viernes pasado un análisis del impacto económico si se cancelaba el tratado, y calculó que le podría costar a México 1.8 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) por año.
    
Según Quintana, México y Estados Unidos se apresuraron a anunciar el acuerdo porque el tiempo jugaba en contra pues, una vez llegado a un arreglo, el representante comercial debe notificar al Congreso en un plazo no mayor a 30 días y éste a su vez tiene 60 para revisarlo y autorizar su firma por el jefe de la Casa Blanca.
    
"Lo realmente relevante para el próximo gobierno es transmitir a los inversionistas y a los mercados la certidumbre de que el TLCAN va a continuar y que no hay riesgo de que Estados Unidos lo abandone", afirmó Quintana.
    
De lo contrario, "probablemente tendríamos un escenario de fuerte preocupación, que se reflejaría de manera inmediata en el tipo de cambio y probablemente arrojaría muchas dudas respecto al horizonte económico de mediano plazo para México", advirtió.
    
Para el experto, "el gobierno de Peña quiere heredar" a su sucesor "una negociación concluida" y éste "sabe que su horizonte cambiaría radicalmente con ello". 


 



regina