Internacional - Población

Japón sufre las graves consecuencias del tifón más potente en 25 años

2018-09-04

Jebi, que significa "golondrina" en coreano cobró la fuerza de un...

ISMAEL ARANA | El Mundo

Con precipitaciones torrenciales y vientos que superaron los 210 kilómetros por hora, el tifón Jebi, el más potente en golpear Japón en los últimos 25 años, azotó este martes la zona occidental de la costa nipona matando al menos a siete personas, hiriendo a unas 200 y obligando al cierre de uno de los aeropuertos más activos del país, según varios medios locales. Además, provocó graves interrupciones en el transporte por tierra, llamamientos a la evacuación de hasta un millón de personas y cuantiosos daños materiales.

Jebi, que significa "golondrina" en coreano y cobró la fuerza de un supertifón la semana pasada, tocó tierra a mediodía (hora local) en la isla de Shikok, la más pequeña de las principales islas del archipiélago nipón. Desde allí atravesó la parte occidental de la isla principal, Honshu, muy cerca de la ciudad de Kobe, una de las urbes más afectadas por las lluvias.

Como resultado de las tormentas, casi 800 vuelos tuvieron que ser cancelados y varias líneas de ferrocarril, incluidos los servicios de los famosos tren bala, fueron suspendidas. Una de las instalaciones más afectadas fue el aeropuerto internacional de Kansai, en Osaka, cuyas pistas de aterrizaje y la planta baja de una terminal quedaron repentinamente engullidas por la crecida del mar, que se elevó 2,4 metros en la bahía de Osaka. Las autoridades ya anunciaron que, como pronto, no saldrá ningún vuelo hasta el miércoles por la tarde.

Además, el diario Japan Times informó de que unas 5,000 personas quedaron varadas en el aeródromo después de que los fuertes vientos y la marejada hicieran que un buque cisterna perdiera su anclaje y se incrustara contra el puente que une el aeropuerto -construido sobre una isla artificial- con la ciudad de Izumisano, en la costa de Osaka, lo que provocó el cierre de las líneas de tren y las carreteras que por allí pasan. Afortunadamente, el navío no llevaba carga alguna en esos momentos y ninguno de sus 11 tripulantes resultó herido, dijo la guardia costera nipona. Se espera que los viajeros atrapados en el aeródromo sean transportados a la parte continental en las próximas horas utilizando alguno de los carriles no afectados por la colisión.

También en la prefectura de Osaka y otras de la zona se desaconsejó todo tráfico urbano e interurbano, lo que no evitó que el viento volcara y arrastrara un centenar de vehículos en un aparcamiento de la localidad de Nishinomiya, lo que causó un incendio a gran escala.

La televisión NHK mostró sorprendentes imágenes de una noria de 100 metros de altura en Osaka girando furiosamente por la fuerza del viento a pesar de estar apagada. "Me sorprende que una noria desconectada pueda moverse así con el viento. Nunca había visto algo así", aseguró ante las cámaras un joven de 19 años que presenciaba la escena. Otras imágenes captaron cómo las fuertes ráfagas levantaban tejados y despegaban andamios de varias alturas mientras los transformadores de los postes eléctricos explotaban. A última hora del martes, más de 1,6 millones de hogares se habían quedado sin electricidad en las prefecturas de Fukui, Shiga, Kyoto, Osaka, Hyogo, Nara y Wakayama.

Otra de las ciudades más afectadas fue la turística Kioto, cuyas calles quedaron anegadas y donde al menos cinco personas resultaron heridas después de que colapsara parcialmente el techo de cristal de la estación, según la policía local.

En previsión de lo que estaba por llegar, el portavoz del ejecutivo, Yoshihide Suga, había alentado a primera hora de la mañana a la población a "evacuar pronto" las zonas con mayor riesgo y aseguró que el gobierno "tomará todos los medios posibles" para prepararse para una posible crisis. Por su parte, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, canceló un viaje que tenía previsto al suroeste del país para tratar de recabar apoyos para las elecciones que tendrán lugar en el seno de su partido a final de mes y así poder seguir de cerca la evolución del tifón.

La actividad económica del país también resultó afectada, como muestra la suspensión de las operaciones del gigante automovilístico Toyota en 14 plantas del país o el cierre de centros comerciales y lugares turísticos en numerosas ciudades. La capital, Tokio, está lejos del centro de la tormenta, pero aún así está previsto que experimente lluvias intensas y fuertes vientos durante la jornada de hoy.

Según las últimas previsiones, el tifón avanzará hacia el norte del archipiélago por la costa occidental hasta alcanzar la isla septentrional de Hokkaido el miércoles y, pese a que su intensidad disminuirá, la mayor parte del país permanecerá en alerta en previsión de que se produzcan inundaciones y corrimientos de tierra.

Jebi es el primer tifón catalogado como "muy fuerte" por la Agencia Meteorológica nipona desde 1993, cuando otro fenómeno similar dejó 48 muertos y desaparecidos. En lo que va de año, el archipiélago ha sufrido los efectos de 21 tifones, así como los de varias olas de calor y lluvias torrenciales como las que en julio dejaron más de 200 muertos.



Jamileth