Panorama Norteamericano

Los aguafiestas, el gran interrogante en elecciones de EU

2018-11-02

Los candidatos de terceros partidos pueden ser los

Por BOB CHRISTIE y NICHOLAS RICCARDI

PHOENIX (AP) — La demócrata Krysten Sinema respiró aliviada cuando la candidata verde Angela Green se retiró de la contienda por una banca en el Senado por Arizona. Green, después de todo, hubiera podido sacarle suficientes votos como para facilitar una victoria de la republicana Martha McSally.

Los candidatos de terceros partidos pueden ser los “aguafiestas” de varias votaciones en las elecciones de mitad de término del próximo martes, inclinando la balanza en una dirección u otra, algo que preocupa sobre todo a los demócratas, en vista de que candidatos del Partido Verde y Libertarios se llevaron aproximadamente el 5% del voto popular en el 2016 en las elecciones presidenciales, cuando Hillary Clinton perdió por un margen muy estrecho ante Donald Trump.

“Cuando una contienda es muy reñida, todo cuenta: cada grupo demográfico, la cantidad de candidatos...”, comentó Nathan Gonzales, analista de Inside Elections.

Los candidatos de terceros partidos generalmente sacan menos votos que los que anunciaban las encuestas ya que a último momento el electorado opta entre uno de los dos partidos grandes. Mucha gente, por otro lado, al final de cuentas no acude a las urnas.

De todos modos, la presencia de un tercer candidato siempre preocupa a los de los dos partidos tradicionales. El impacto más grande de un tercer candidato podría producirse en Kansas, donde el independiente Greg Orman tiene el 10% de las preferencias en la intención del voto para gobernador.

Los demócratas temen que Orman le saque muchos votos a su candidata Laura Kelly y despeje el camino para una victoria del republicano Kris Kobach.

En Georgia, un candidato libertario a gobernador podría forzar una segunda ronda.

Y en Montana, el senador demócrata Jonn Tester, aspirante a la gobernación, ha ganado varias veces campañas con menos del 50% de los votos, ayudado por la presencia de un candidato libertario. El libertario Rick Breckenridge, no obstante, dijo que apoya ahora al republicano Matt Rosendale.

La libertaria Lucy Brenton, por su parte, admite abiertamente que quiere ser el factor decisivo en la votación para ocupar una banca de Indiana en el Senado, a la que aspiran el demócrata Joe Donnelly y el republicano Mike Braun.

“¿Si quiero hacer de aguafiestas? Totalmente”, declaró Brenton. “Esta es la razón: Las cosas no se arruinan si no están podridas. Y el sistema de dos partidos que rige este país está totalmente podrido”.

No está claro a quién le sacaría más votos Brenton, quien defiende los derechos de los gays y la legalización de la marihuana.

A veces, como en Nevada, la alternativa “ninguno de estos candidatos” puede resultar el factor decisivo. El senador republicano Dean Heller fue reelegido en el 2012 por 11,000 votos y hubo 44,000 votantes que optaron por la opción “ninguno de estos candidatos”.

Algunos republicanos creen que esa opción le da a Heller más posibilidades de retener su banca que las que tiene el candidato republicano a gobernador Adam Laxalt, que puede perder muchos votos a manos del independiente Ryan Bundy.

El republicano Jeff Flake ganó una banca en el Senado por 3,5 puntos porcentuales de ventaja en el 2012, en una contienda en la que un candidato libertario se llevó el 4%.

El anuncio de Green del jueves de que suspendía su campaña en Arizona puede no tener demasiado impacto en vista de que se calcula que ya emitieron su voto en forma adelantada el 60% de los electores, siguiendo una vieja tradición de este estado, donde la gente tiende a votar antes, por correo. Su nombre estaba en las papeletas cuando esa gente votó.

Green, por otro lado, casi no ha figurado en la campaña, por lo que es poco probable que sume demasiados votos.



Jamileth