Religión

Catequesis sobre "no dar falso testimonio"

2018-11-14

 "Vivir de comunicaciones no auténticas -subrayó el pontífice- es grave...

 

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO. "Todos nosotros vivimos comunicando y estamos continuamente en equilibrio entre la verdad y la mentira", dijo el papa Francisco en la audiencia general de los miércoles , en la catequesis dedicada al mandamiento de "no dar falso testimonio".
   
 "Vivir de comunicaciones no auténticas -subrayó el pontífice- es grave es grave porque impide las relaciones y, por lo tanto, impide el amor. Donde hay mentira no hay amor.

Y cuando hablamos de comunicación entre las personas hablamos no solo de palabras, sino también de los gestos, las actitudes, hasta los silencios y ausencias".
 
  Y también en algún caso en el que alguien dice haber dicho solo la verdad, igualmente puede hacer mal: "Cuántas habladurías destruyen la comunión por falta de oportunidad o delicadeza", comentó el papa.
 
  "Las habladurías matan", subrayó, "el charlatán y la charlatana son gente que mata a los otros porque la lengua mata, como un cuchillo. Estén atentos: el charlatán y la charlatana es un terrorista, porque tira la bomba y se va. Destruye la fama ajena y se va tranquilo. No lo olviden: la habladuría es matar".
 
  Los cristianos deben comunicar la verdad, más que con discursos, con su testimonio. "Preguntémonos: ¿qué verdad atestiguan las obras de nosotros cristianos, nuestras palabras y nuestras decisiones? Todos pueden preguntárselo: ¿soy un testigo de la verdad o soy más o menos un mentiroso disfrazado de verdadero?".
    
"Los cristianos no somos hombres y mujeres excepcionales.
 Somos, sin embargo, hijos del Padre celeste, quien es bueno y no los decepciona, y pone en su corazón el amor por los hermanos.
 Esta verdad no se dice tanto con los discursos, es un modo de existir y se ve en cada acción".
   
 Y entonces se puede decir: "Este hombre es un hombre verdadero, esta mujer es una mujer verdadera, se ve porque se comporta como verdadera, actúa con la verdad".
    "No dar falso testimonio quiere decir vivir como hijos de Dios, dejando surgir en cada acto que Dios es padre y es posible confiar en él. Yo confío en Dios, esta es la gran verdad", concluyó Francisco.



Jamileth