Internacional - Seguridad y Justicia

El surcoreano Kim Jong-Yang gana la batalla al ruso Alexander Prokopchuk y es elegido nuevo presidente de Interpol

2018-11-21

"Su insistencia en hacer las cosas a su manera significa que sólo él es...

JAVIER ESPINOSA | El Mundo

El que hasta ahora había sido el número dos de la Interpol, el surcoreano Kim Jong-yang, resultó elegido este miércoles nuevo presidente de esa organización en medio de una nueva controversia que sumar al enorme escándalo que propició la desaparición de su anterior número uno, el chino Meng Hongwie, arrestado por las autoridades de Pekín el pasado mes de septiembre.

La inesperada victoria del surcoreano en la asamblea general de esta organización que se celebró en Dubai, se concretó tras la controversia que propició la que parecía la candidatura favorita, la del ruso Alexander Prokopchuk. Moscú había acusado a Washington de "politizar" esta votación, que aseguró ha sufrido "una presión sin precedentes", en palabras del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Ucrania y un significado grupo de senadores de EU se pronunciaron en contra de la opción de Prokopchuk antes del sufragio, opinando que "elegir" al ruso sería como "poner a un zorro a controlar el gallinero", según dijeron los legisladores norteamericanos en un comunicado.

Kim estuvo oficiando como presidente en ejercicio de la Interpol desde la desaparición de Meng y ocupará su nuevo cargo hasta el final del periodo para el que fue designado el funcionario chino represaliado, que concluye en noviembre de 2020.

A sus 57 años, el surcoreano se enroló en la policía de su país en 1992, y llegó a desempeñar la jefatura de las fuerzas de seguridad de la provincia de Gyeonggi, aunque en la presente elección que se llevó a cabo durante la asamblea general de la Interpol el elemento con más peso de su currículum fue su nacionalidad y la alianza que mantiene Seúl con Washington, principal valedor de su candidatura.

La elección de Kim no oculta el serio descalabro que ha sufrido esta organización internacional ante su incapacidad para lidiar con la desaparición de su propio presidente, al que China acusa de haber aceptado sobornos y otros crímenes, pero que su esposa dice que ha sido "purgado" en una de las muchas razzias de este tipo que ha apadrinado el actual jefe de estado, Xi Jinping.

China envió un mensaje a la Interpol el pasado 7 de octubre informando sobre la supuesta dimisión de Meng. El secretario general de la interpol, Jurgen Stock, afirmó que nada parecía indicar que esa decisión había sido "forzada".

Meng fue uno de los artífices del mismo aparato de seguridad en el que terminó atrapado y que con anterioridad había acabado con la carrera política de otros muchos adversarios del actual mandatario chino.

"Su insistencia en hacer las cosas a su manera significa que sólo él es responsable de que se le esté investigando", declaró el ministerio de Seguridad Pública chino al hacer pública su detención.

Zhu Lijia, un experto chino del Colegio Central del Partido Comunista, opinó que la detención de Meng podría haberse debido a que "no ha seguido de forma estricta la línea del Partido", algo considerado como un anatema por Pekín.



regina