Internacional - Seguridad y Justicia

Consternación y silencio en el mercadillo de Navidad de Estrasburgo tras el tiroteo

2018-12-12

El ministro francés de Interior, Christophe Castaner, anunció en una rueda de prensa...

François D'ASTIER | AFP

Puestos vacíos, calles desiertas y restaurantes con las persianas echadas. En solo unos minutos, el tiroteo que dejó al menos tres muertos y una docena heridos el martes por la noche en el mercadillo de Navidad de Estrasburgo, sumió al centro de la ciudad francesa en el estupor y el silencio.

"Estábamos en la plaza Kléber, eran alrededor de las 20H00 (19H00 GMT). Oí disparos y cundió el pánico, corrimos en todas direcciones", explicó Fatih. En su huida, vio a tres heridos en el suelo en una calle comercial, a unos metros del imponente árbol de Navidad iluminado, en pleno centro de la ciudad.

El atacante, de 29 años, accedió por el puente de Corbeau al centro histórico de esa ciudad del noreste de Francia, donde una treintena de casetas de madera, en las que se vende vino caliente y productos locales, atraen cada año a turistas de todo el mundo. Allí abrió fuego, en la calle Orfèvres.

El ministro francés de Interior, Christophe Castaner, anunció en una rueda de prensa en la madrugada del miércoles un balance de tres muertos y doce heridos, seis de los cuales, graves.

El sospechoso, incluido en el fichero "S" ("Seguridad del Estado"), era conocido por delitos comunes y escapó tras ser herido por soldados de la operación Centinela (desplegada al día siguiente de los atentados de 2015 en Francia), que patrullan permanentemente por el centro histórico.

En solo unos minutos, la multitud congregada en las calles iluminadas de la ciudad alsaciana fue evacuada por las fuerzas de seguridad y el centro quedó acordonado y vacío de transeúntes.

Solo unos cuantos despistados, que no se habían enterado de lo ocurrido, seguían deambulando, sorprendidos de que la fiesta, de repente, se hubiera interrumpido.

- Confinados en un restaurante -

Militares armados, policías y vehículos de socorro no tardaron en llegar, mientras las fuerzas de seguridad pedían a los pocos peatones y a los residentes del centro de la ciudad que buscaran "refugio".

"Empezamos a ver policías con escudos, se desperdigaban, gritaban 'váyanse, váyanse', buscaban" al autor de los hechos, que había huido, indicó Faith, junto a unos amigos.

"Estuvimos confinados en un restaurante. El propietario recibió algunas instrucciones. Nos llevó al fondo de la sala. Apagamos todas las luces", contó Michèle, una funcionaria que estaba cenando en una calle cercana al lugar del tiroteo.

"Tiroteo en el centro de Estrasburgo. Les agradecemos que permanezcan en sus casas a la espera de aclarar la situación", tuiteó poco después de los hechos Alain Fontanel, primer adjunto de la alcaldía de la ciudad.

Hacia la 01H30 (00H30 GMT) del miércoles, las personas encerradas en restaurantes y edificios del centro empezaron a ser evacuadas.

"El confinamiento se ha levantado", confirmó Castaner.

En un tuit, la policía del departamento del Bajo Rin, aconsejó salir del casco histórico por el norte y evitar el barrio de Neudorf.

Al parecer, el atacante se habría atrincherado en ese barrio, sobrevolado desde hacía varias horas por un helicóptero.

Horas antes, la plaza Kléber, en general muy bulliciosa dos semanas antes de Navidad, quedó desierta y silenciosa.

"Llevamos a todo el mundo abajo, al sótano. Están todos encerrados allí", explicó a la AFP Mouad, de 33 años, propietario de un restaurante en una calle aledaña, una hora después de los disparos. Al salir de su establecimiento, vio "a un hombre en el suelo, sangre y casquillos de bala".

Los clientes le dijeron haber "visto a alguien con un arma" corriendo. Frente al café "Les Savons d'Hélène", a una decena de metros de allí, un hombre yacía en el suelo, cubierto con una manta isotérmica y rodeados por sus allegados, mientras era atendido por agentes, constató un periodista de la AFP.

Fue rápidamente evacuado en una ambulancia, con el rostro ensangrentado. Los coches de la policía y las ambulancias no cesaban de afluir al centro de la ciudad, con las sirenas rompiendo el silencio.

La fiscalía de París abrió una investigación por "asesinato, intento de asesinato en relación con grupo terrorista y asociación de malhechores terrorista criminal".



Jamileth


Utilidades Para Usted de El Periódico de México