Nacional - Seguridad y Justicia

El narcotráfico domina puertos

2018-12-26

Los riesgos que enfrentan los puertos mexicanos son los mismos que ya sufren las zonas costeras del...

Por Marcos Romero

   (ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El crimen organizado encontró un nuevo blanco para sus operaciones ilegales en ocho de los más grandes puertos marítimos de México, donde aprovecha la vulnerabilidad de sus sistemas de protección para desarrollar acciones como el contrabando de droga y de precursores químicos.
    
El año pasado se registraron 57 "incidentes" de seguridad en esos ocho centros portuarios, y más del 40% se realizaron en las instalaciones de las aduanas, de acuerdo con un reporte de la Universidad Marítima Mundial de Malmo, Suecia.
    
Entre otros episodios, se suscitaron robos, contrabando de armas y drogas, allanamiento no autorizado de instalaciones, fallas en circuitos cerrados de televisión, daño a equipos de protección por vandalismo y el hallazgo de paquetes sospechosos.
    
Se presentaron también avistamiento de vehículos abandonados en las instalaciones, usos ilícitos de pases de acceso, fallas en los puntos de control y prácticas indebidas en la interfaz buque-puerto, entre otras cosas, según el informe.
    
En el puerto de Altamira, estado de Tamaulipas, al noreste del país, han ocurrido episodios notorios como el ingreso de hombres fuertemente armados para apoderarse de un cargamento de drogas confiscado que se hallaba en almacenes aduaneros.
    
Estos casos han dejado al descubierto un "Talón de Aquiles" en el sistema portuario mexicano: la falta de un plan de protección y de protocolos de evaluación de riesgos acorde con los vigentes a nivel internacional.
    
Otra de las fallas consiste en la falta de equipo adecuado y de personal suficientemente adiestrado para enfrentar este tipo de incidentes, según Adriana Avila y Dimitrios Dalaklis, de la Universidad Marítima Mundial, autores del estudio.
    
Los riesgos que enfrentan los puertos mexicanos son los mismos que ya sufren las zonas costeras del país tanto del Golfo de México como del Pacífico, que incluyen piratería, robo de combustible en altamar y asalto a plataformas petroleras.
    
Los puertos más expuestos al peligro, incluidos en el relevamiento, son los de Tampico (Tamaulipas), Dos Bocas, Ciudad del Carmen y Progreso, en el los estados sureños de Tabasco, Campeche y Yucatán, respectivamente y Tuxpan y Coatzacoalcos, en el estado de Veracruz.
    
Otros tres puertos estratégicos del país ubicados en el Pacífico como Lázaro Cárdenas (Michoacán, sur), Manzanillo (Colima, occidente) y Veracruz (Golfo de México) no fueron incluidos en el informe.
    
En 2016, el ministerio de Marina publicó un informe en el cual enlistó a esos tres puertos, junto con Altamira, como los que concentran los mayores incidentes de inseguridad en el país.
    
El vicealmirante José Luis Arellano reveló que estos niveles de inseguridad se derivan del hecho de que se trata de "terminales con mayor movimiento, o donde se concentra el 80% por ciento de las exportaciones e importaciones" costeras del país.
    
Para mejorar la situación, el ex presidente Enrique Peña Nieto envió al Senado una iniciativa para transferir la seguridad de los puertos del ministerio de Comunicaciones y Transportes, hacia la Secretaría de Marina.
    
Arellano explicó que la inseguridad se debe a que "la delincuencia organizada tiene interés en los puertos y el problema incluye a las poblaciones contiguas a los puertos".
    
Manzanillo y Lázaro Cárdenas son considerados por los expertos como los principal puntos de entrada de precursores químicos provenientes de China para la producción de drogas sintéticas que tienen como base el opio. México es miembro de la Organización Marítima Internacional, por lo cual está obligado a cumplir con el Código Internacional para la Protección de los Buques y las Instalaciones Portuarias.
    
La norma fue aprobada tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York.
    
Sin embargo, como hace notar Avila, la disposición no rige cuando se perpetran ataques dentro de instalaciones portuarias.



Jamileth