Tras Bambalinas

Theresa May, la señora británica de la crisis perpetua

2019-01-17

 Es miércoles por la mañana y la carrera política de Theresa May se...

Por ELLEN BARRY, The New York Times

LONDRES — Es miércoles por la mañana y la carrera política de Theresa May se terminó; así lo aseguran los periódicos del día.

Su acuerdo para el brexit, producto de dos años y medio de angustiosa negociación, fue rechazado por más de 230 votos, la peor derrota parlamentaria en la historia del Reino Unido. “No hay acuerdo, no hay esperanza, no hay ideas, no hay confianza”, decía el titular de The Mirror. The Sun publicó una foto de la cara de May sobrepuesta en el cuerpo de un dodo, un pájaro extinto.

Ahora es miércoles por la tarde y ¡May ha vuelto!

El Partido Laborista intentó retirarla del gobierno con una moción de censura. Y, cuales caballeros gallardos, los colegas de May en el Partido Conservador —los tories— salieron a su defensa. Sí, los mismos que habían pasado meses haciendo planes para retirarla del cargo.

“Es la personificación del deber, es una patriota y servidora del país”, dijo uno. Otro enalteció el “liderazgo internacional” de la primera ministra. Otro más predijo que “su caché en la nación aumentará considerablemente”.

Todo es parte del extraño teatro de la política británica, un eterno retorno de Día de la Marmota en el que May se despierta en medio de una crisis extrema y sobrevive a su manera, sobria e implacable.

Los tories que se unificaron en contra del intento de los laboristas para tumbar al gobierno, que no avanzó gracias a diecinueve votos, lograron entonces volver a hacer lo que no parecía posible: darle un nuevo aire.

“Es indestructible”, escribió Tom Peck, del periódico Independent. “Es la cucaracha del invierno atómico. Es el alga que sobrevive con el gas de ácido sulfúrico de los volcanes subacuáticos, a más de diez kilómetros de profundidad y alejada de la luz del sol. Es un Nokia 5210“.

May tampoco da muestras de que las constantes derrotas, e improbables recuperaciones, la alteren; algunos incluso la han apodado Maybot.

“Quiero ser de ayuda para la primera ministra, aunque no lo crean, pero esto es fantasía robótica”, criticó Stewart McDonald, del Partido Partido Nacionalista Escocés (SNP), después de que May respondió a sus solicitudes para reconsiderar la estrategia del brexit con las frases prehechas que ella ha utilizado varias veces (“garantizaré el brexit para el pueblo británico”).

“Lástima, el robot dentro de la primera ministra se activó y se apegó al mismo guion”, añadió McDonald.

Pese a la gravedad de la discusión sobre qué pasará con el Reino Unido después del 29 de marzo, cuando se consolidaría la separación del bloque continental indistintamente de si hay acuerdos aduanales o diplomáticos, durante el debate en el parlamento hubo varios momentos increíbles.

Los parlamentarios de repente dejaron de hablar de los incendios que rodean el tema del brexit para hacer mención de una iniciativa desconocida para prohibir que los buzones de correo queden demasiado pegados al piso. Vicky Ford, una parlamentaria, hizo notar que eso puede causar problemas de espalda para los británicos y que varios países europeos ya regulan también el tamaño de la compuerta del buzón.

“Espero que este sea un momento de unidad en la política británica”, celebró Ford al discutir la iniciativa.

Unos minutos después todos regresaron al tema del derrumbe democrático de la nación.

El vaivén fue representativo de los cambios de parecer de parlamentarios conservadores que apenas un día antes del debate sobre la moción de confianza contra May habían tumbado, con aparente júbilo, la propuesta de May para el brexit. Aunque están frustrados con ella, los tories no quieren que haya un cambio de gobierno con el cual el líder laborista Jeremy Corbyn llegue al puesto y algunos han dicho que creen que May enfrenta una tarea imposible.

“Parece un universo paralelo, ¿o no? Si tomamos en cuenta cómo estaba todo anoche, hace veinticuatro horas”, dijo la reportera política de la BBC, Vicki Young, el miércoles. “Hay que decirlo, de verlas solo en la última media hora queda claro que las bancadas conservadoras no han estado tan unificadas en meses”.

Uno de los tributos notables para May provino del parlamentario conservador Mark Francois, líder de un grupo en contra del brexit.

En noviembre del año pasado, Francois, líder del European Research Group, indicó en una carta al comité del partido que la primera ministra “no escucha” y está “en un estado de negación”. En varias ocasiones desde entonces ha criticado la propuesta de May para el brexit como “rancia”.

Pero el miércoles 16 de enero, cuando May enfrentaba una posible destitución, Francois cambió su tenor. “Ella y yo no hemos coincidido en el pasado”, dijo, entre risas de sus colegas. “Pero soy un conservador antes que otra cosa y reconozco el oportunismo” de la moción de censura promovida por Corbyn.

Curiosamente, el fracaso del voto de confianza sucedió en el mejor momento: redujo los reflectores sobre el fracaso de la propuesta de May para el brexit, según Nikki da Costa, exintegrante del personal de Downing Street (la oficina de la primera ministra) quien ahora trabaja para la consultoría Cicero Group.

“Sin duda alguna, es una maravillosa distracción”, dijo. “Hace que cambie la noticia muy muy rápido”.

Claro que no resuelve el asunto clave del brexit mismo.

Después de su derrota en el voto del martes, May prometió proponer una iniciativa que sí consiga respaldo, sin dar detalles.

Se cree que de aquí al lunes 21 de enero, cuando debe presentar su plan alternativo, podría intentar que se posponga la fecha límite del 29 de marzo y que haya una unión aduanera permanente con el bloque continental. El miércoles después de sobrevivir la votación aseguró que primero buscará un compromiso con los líderes de la oposición, pero Corbyn le dijo que la primera demanda sería descartar separarse de la Unión Europea.

Cuando los historiadores cuenten lo sucedido con el brexit, probablemente no destaquen la derrota épica del 14 de enero como el evento más importante de la semana. Porque la supervivencia legislativa del 15 de enero quizá sea más relevante, dijo da Costa.

“Conforme pasen los años y pase el ciclo noticioso de hablar de esto las veinticuatro horas del día, será interesante ver qué partes quedarán para la posteridad”, dijo. “Sin duda las cifras para la derrota [del martes] fueron muy muy grandes. Pero el que siga en el puesto sugiere que quizá sí hay algo de estabilidad, por más extraña que sea”.



regina
Utilidades Para Usted de El Periódico de México