Entre la Espada y la Pared

El saqueador y la hiena

2019-01-21

¿Qué sucede en un país en que el saqueo se transforma en carnaval?

Antonio Ortuño | El País

El estallido de un ducto de gasolina que estaba siendo “ordeñado” en Tlahuelilpan, Hidalgo, ha sido la primera tragedia de gran alcance en el nuevo sexenio. Las imágenes de gente que corre envuelta en llamas han saturado las redes. Se les suele acompañar por otras imágenes en las que se observa a decenas de personas retozando en zanjas llenas de combustible antes del flamazo. Hay algo cruel y negrísimo en el contraste. La despreocupación suicida seguida del fuego y el horror.

¿Qué sucede en un país en que el saqueo se transforma en carnaval? Un país en donde, como vimos en otro video, cierta gente arma una fiesta improvisada al robarse las reses de un camión accidentado, matándolas incluso a machetazos en el sitio y troceándolas allí mismo para evitarse las dificultades del traslado o la posibilidad de ser detenidos. Y un país en el que tantos, lo mismo en los medios que en la tranquilidad de sus redes, se ríen de estos episodios o los atribuyen simplemente a la ineptitud de los políticos del pasado o el presente, como si fueran tradiciones: usos y costumbres. Quizá habríamos de comenzar por el reconocimiento de la miseria humana en la que estamos sumergidos los mexicanos. La miseria desesperada de quien roba porque no le queda de otra. La de quien saca provecho de la ocasión que se le presenta. La miseria, también, de quien se burla de las víctimas y confunde el testimonio de un hecho espantoso con un video de broma. Como si mirar humanos calcinados equivaliera a carcajearse al ver a un cachorro que tropieza.

Quizá no esté errado el diagnóstico que hace el presidente López Obrador, es decir, que la violencia incontenible, la corrupción salvaje, la precariedad personal y colectiva en la que vivimos los mexicanos puede resumirse en que atravesamos una crisis moral. Es decir, ateniéndonos a la definición más precisa de la palabra moral, que nos hemos vuelto incapaces de distinguir el bien del mal o que sencillamente no nos importa hacerlo (y resulta curioso que abunden en las redes los comentarios que minimizan esto, lo cual, en el fondo, no es más que otro síntoma de lo mismo). El problema es que la primera medida que el presidente ha anunciado al respecto es el reparto masivo de una Cartilla moral escrita por don Alfonso Reyes hace más de siete decenios. Un texto que se pensó para fungir como una suerte de manual para guiar moralmente a los mexicanos de los años cuarenta, en tiempos de guerra mundial, Holocausto y bombas atómicas.

La intención del presidente es que la Cartilla ayude a moralizar nuestra vida pública. Me temo que la meta parece más que dudosa. Para empezar, porque México no es un país de lectores ni en el que los libros marquen profundamente a casi nadie. Y porque, aunque la derecha ya haya puesto el grito en el cielo y hable de adoctrinamiento (ya hay hasta quien quiere hacer pasar al buenazo de don Alfonso como un agitador socialista, aunque el manualito sea básicamente un compendio de moral cristiana), lo cierto es que la Cartilla es un libro tibio y poco seductor. No creo que a nadie le haga daño leerlo, pero tampoco que consiga, por si mismo, ninguna clase de resultado apreciable.

Ahora bien, eso no quita el hecho de que un país en el que el crimen y el abuso del semejante les parece tan natural y cómodo a tantos de sus habitantes (y para tantos otros constituya un camino de vida más que aceptable), tiene un problema. La moral no debería salir del debate público ni ser considerada un asunto exclusivamente privado y familiar en un país como el nuestro. No se trata de adoctrinamiento sino de que reconozcamos dónde estamos parados.

El problema es que la Cartilla moral no es más que un paso, y me temo que ingenuo y casi vano, en el camino de abrir un debate nacional sobre lo dañados que estamos los mexicanos, lo jodidamente mal que actuamos con nuestros semejantes y lo fácil que nos resulta comportarnos como saqueadores, abusadores y miserables. O como hienas histéricas que se ríen de los muertos.



Jamileth
Utilidades Para Usted de El Periódico de México