Nacional - Economía

Odebrecht contraataca y se muestra víctima

2019-01-23

La firma brasileña acusada de pagar millones de dólares en sobornos en 12...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El gigante brasileño de la construcción Odebrecht se lanzó ahora al contraataque en México y acusó a altos ex funcionarios de armar una red de corrupción para impedir que se investigaran las anomalías en las que se ha visto involucrada la empresa.
    
Entre los señalados figuran los ex directores de la petrolera gubernamental PEMEX, Carlos Alberto Treviño y José Antonio González, que además fue hasta noviembre pasado ministro de Finanzas, la ex ministra de la Función Pública Arely Gómez y el ex procurador general Alberto Elías Beltrán.
    
La firma brasileña acusada de pagar millones de dólares en sobornos en 12 países presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).
    
En México, la compañía admitió haber pagado entre 2012 y 2014 unos 10,5 millones de dólares al ex director de PEMEX, Emilio Lozoya, figura clave de la campaña del entonces candidato presidencial y luego jefe de Estado Enrique Peña Nieto (2012-2018).
    
La entrega de estas coimas fue denunciada en 2017 por la organización independiente Quinto Elemento Lab y publicada por el portal Aristegui Noticias y el semanario "Proceso", con base en declaraciones juradas de tres ex altos ejecutivos de Odebrecht, que dieron detalles sobre el caso a la justicia brasileña.
    
Lozoya, que dirigió Petróleos Mexicanos (Pemex) entre diciembre de 2012 y febrero de 2016, rechazó firmemente haber recibido estos sobornos, que fueron triangulados a través de paraísos fiscales.
    
La justicia de Estados Unidos dio a conocer en diciembre del 2016 pagos de más de 785 millones de dólares hechos desde 2001 por Odebrecht en 12 países, 10 de América Latina y 2 de Africa.
    
Pero ahora Odebrecht decidió lanzar un contraataque y acusó a los 12 ex funcionarios de urdir una trama "para inhibir la investigación de los actos de corrupción que denunció" y de los cuales sólo en México y Venezuela "no ha habido sancionados".
    
La queja de Odebrecht ante la CNDH, organismo autónomo del Estado cuyas resoluciones no son vinculantes pero suelen ser acatadas por la mayoría de los organismos involucrados, fue presentada por Joao Henrique Andrade Araujo Horst, apoderado del gigante constructor brasileño.
    
La empresa señaló que, con base en sus acuerdos con autoridades de Brasil y Estados Unidos, ha tenido la disposición de colaborar con las investigaciones que inició la fiscalía por los sobornos confesados por sus directivos a funcionarios mexicanos.
    
Sin embargo, afirmó que las autoridades mexicanas lo único que han hecho es "iniciar indagatorias administrativas y sancionar a Odebrecht por temas que son absolutamente ajenos a las investigaciones de cohecho".
    
Con ello, se ha generado "una falsa impresión de ilicitud ante la opinión pública, pues las hacen responsables mediante diversas declaraciones y comunicados de prensa en medios oficiales".
    
Según Odebrecht, como parte de la estrategia para impedir la investigación, se removió al titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, Santiago Nieto, y se impide el acceso a versiones públicas de la investigación, pese a que lo ha ordenado el Instituto Nacional de Transparencia. Nieto fue despedido el 20 de octubre de 2017 por "transgredir el Código de Conducta" de la Procuraduría General, pero la oposición calificó esta medida como "extrema" y "desproporcionada".
    
Edna Jaimes, fundadora y directora general de la ONG México Evalúa, estimó que la destitución de Nieto fue resultado de la investigación que dirigió sobre el caso Odebrecht, en las que aparece involucrado Lozoya.
    
Nieto, designado por el nuevo presidente Andrés López Obrador como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera del ministerio de Hacienda, habría sido presionado por Lozoya para que escribiera una carta en la que reconociera públicamente su inocencia.
    
El ex funcionario investigaba la posibilidad de que los sobornos de Odebrecht hubieran financiado en parte la campaña de Peña Nieto.



Jamileth