Migración

El drama de los niños inmigrantes centroamericanos

2019-01-31

Más de 12,000 inmigrantes, entre ellos unos 3,000 niños, realizaron el recorrido...

 

(ANSA) - ROMA, 31 ENE - Más de 12,000 inmigrantes, entre ellos unos 3,000 niños, realizaron el recorrido entre Tecun Uman, en Guatemala, hasta Tapachula, México, en su viaje hacia la frontera con Estados Unidos desde el 17 de enero, informó la Unicef.

Es fundamental, dijo el organismo de tutela de los derechos de los menores de la ONU, otorgar una protección especial para estos niños, en especial para los que viajan solos. "El gobierno mexicano y sus habitantes fueron generalmente acogiendo a los miles de niños y familias que atraviesan cada día la frontera", declaró Paloma Escudero, responsable de Comunicación de Unicef, al término de una misión de dos días en Tapachula.
    
"Ya sea que estos niños permanezcan en México o que sigan viaje hacia el norte, es fundamental que estén con sus familias si terminan en un centro de detención y que su interés superior sea protegido durante todo el viaje", indicó.
    
Según estadísticas del gobierno, en 2018 más de 30,000 migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador fueron detenidos de manera temporal en centros especiales.
    
Si bien México realiza medidas para salvaguardar los derechos de los niños en tránsito o que piden asilo en el país, aún persisten desafíos.
    
En el centro para la inmigración de Tapachula, que alberga a un millar de hombres, mujeres y niños, Escudero habló con madres y jóvenes mantenidas en el centro mientras eran examinadas sus demandas de asilo u órdenes de expulsión.
    
"Aun cuando las personas en el centro tienen acceso a alimentos, servicios de salud y recreación, las condiciones son inadecuadas", dijo Escudero. "Vi a madres y niños pequeños durmiendo en el suelo en los pasillos, muchos de ellos me dijeron que no estaban seguros de lo que les sucedería y cuándo se les permitiría irse", apuntó.
    
El nuevo gobierno mexicano de Andrés López Obrador se ha comprometido oficialmente a poner fin a la detención de todos los niños migrantes y actualmente está trabajando para completar esta nueva política. Unicef y otras organizaciones apoyan estos esfuerzos de cerca, ayudando a desarrollar alternativas a la detención.
    
"Muchos de estos niños y jóvenes están cambiando el trauma de la violencia y la pobreza que tuvieron en casa con el trauma del desplazamiento y la inseguridad mientras viajan", dijo Escudero.
    
"La esperanza de un futuro mejor y más seguro que los haga avanzar está cada vez más lejos", sostuvo.
    
En México, la Unicef continúa trabajando con el gobierno y sus socios para garantizar que los niños migrantes reciban el apoyo y los servicios que necesitan y para garantizar que se respeten sus derechos.
    
A través de sus equipos en Tapachula, el organismo está apoyando directamente a los niños que llegan a la oficina de migración en Ciudad Hidalgo, brindándoles información sobre sus opciones de migración. Unicef también brinda asistencia técnica directa a la Agencia de Asistencia Social y las Autoridades de Protección Infantil para garantizar que los niños no acompañados sean examinados adecuadamente y reciban la atención adecuada.
    
Además promueve con sus socios gubernamentales el avance de programas para niños migrantes ya existentes y efectivos, poniendo en práctica los mejores intereses del niño.
    
"Unicef está trabajando con el gobierno para identificar e implementar todas las soluciones alternativas, incluyendo visas humanitarias, refugios abiertos y centros de día, que pueden mantener a las familias y los niños seguros y protegidos mientras se examinan sus solicitudes", concluyó Escudero. "Esperamos ver más de estos programas a lo largo de la ruta migratoria de México, después de todo, la migración no es un delito y no se debe tratar como si lo fuera", indicó.



JMRS