Detrás del Muro

La crueldad como política migratoria

2019-02-06

Desde antes de llegar a la Casa Blanca, la migración ha sido el caballo de batalla de Donald...

EILEEN TRUAX | Política Exterior

La retórica antiinmigratoria de Donald Trump ha polarizado a una sociedad cuyas diferencias no se habían expresado con tanta violencia en mucho tiempo. En Europa y en Suramérica algunos empiezan a replicar este discurso.

Desde antes de llegar a la Casa Blanca, la migración ha sido el caballo de batalla de Donald Trump. Haciendo uso de un discurso antiinmigrante, racista y criminalizador, el magnate logró atraer a los estadounidenses que se sentían traicionados por el sistema y la atención de los medios de comunicación, que de manera casi unánime siguieron la agenda dictada por el hoy presidente de Estados Unidos. Aunque en un inicio su violencia verbal parecía una artimaña electoral, tan pronto llegó a la presidencia, Trump continuó con la línea que le ha dado espacio televisivo. A lo largo de 2018 hemos visto imágenes que se repiten en bucle: la niña que llora mientras un agente de inmigración revisa a su madre para detenerla en la frontera entre México y Tejas; niños migrantes en jaulas esperando su traslado a un albergue; familias recibidas con gas lacrimógeno y balas de goma desde EU en la línea fronteriza con Tijuana… Estas acciones tienen un fuerte impacto mediático y se reproducen en conversaciones y tertulias, pero no son del todo nuevas. En sentido estricto, desde el inicio de la administración Trump no ha habido cambios en la legislación sobre inmigración. Durante un año y medio, el presidente ha impulsado medidas y programas que le han garantizado un buen nivel de popularidad, abonando el terreno para que, en las elecciones de mitad de mandato, el Congreso continuara en manos de los republicanos. Sin embargo, la separación de poderes, el sistema de contrapesos estadounidense –que nunca había estado tan a prueba como ahora– no se lo ha permitido.

Entre las propuestas de Trump se encontraban la contratación de 15,000 agentes adicionales para la patrulla fronteriza –que actualmente cuenta con unos 20,000– y la construcción de un muro en la frontera entre EU y México. Ambas han sido obstaculizadas por un Congreso que, aún teniendo mayoría republicana, no aprobó los fondos para ninguno de los dos proyectos. Su propuesta de eliminar la protección temporal para inmigrantes indocumentados –programa DACA para los Dreamers, llegados a EU durante su infancia, y el Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) para hondureños, salvadoreños, nicaragüenses y haitianos– ha sido frenada por las cortes federales de todo el país. También se ha visto parcialmente limitada la orden ejecutiva conocida como Muslim Ban; una cancelación temporal de las autorizaciones de entrada en EU para ciudadanos de siete países (Libia, Siria, Irak, Irán, Sudán, Yemen y Somalia), supuestamente con fines antiterroristas. Aunque la orden tiene como criterio la nacionalidad de los individuos, se popularizó con el término acuñado por el propio Trump durante su campaña, al referirse a estos países en los que predomina la religión musulmana.

Con este saldo, las acciones de los últimos meses de 2018 en la frontera con México han sido un intento desesperado del presidente por mostrar que es capaz de apretar el cinturón en materia de inmigración, especialmente de cara a las elecciones de mitad de mandato de noviembre, en las cuales el Partido Republicano perdió la mayoría de la Cámara de Representantes. La separación de familias en la frontera; el seguimiento puntual de la caravana migrante, formada por miles de hondureños y de otros países de Centroamérica que buscaban llegar a la frontera entre México y EU para pedir asilo; y el consiguiente anuncio de un retraso deliberado en el procesamiento de dichas solicitudes han enviado un mensaje claro: EU no tolerará inmigración indocumentada ni escuchará a quienes ven el país como un faro para salvar sus vidas. Esto ha conseguido que, por primera vez en muchos años, los estadounidenses se observen a sí mismos, a su racismo latente, que ha encontrado la coyuntura para salir a la superficie, y a su política de exclusión de refugiados e inmigrantes…


 



regina
Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports
Utilidades Para Usted de El Periódico de México