Nacional - Política

La Fiscalía mexicana exonera a Ricardo Anaya del delito de lavado de dinero

2019-03-06

 El caso fue considerado por los partidarios de Anaya como una persecución política...

J.M.C | El País

México.- El excandidato presidencial del Partido de Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, fue exonerado del delito de lavado de dinero que lo marcó durante la campaña presidencial del verano pasado. El expediente nunca llegó a juicio. El Ministerio Público lo archivó el 28 de noviembre, dos días antes de terminar el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, del PRI, por "no existir datos de pruebas suficientes", según indicó el lunes el diario Reforma, quien tuvo acceso a la investigación. El caso fue considerado por los partidarios de Anaya como una persecución política de la anterior Administración y orquestada desde la Procuraduría General de la República (PGR), hoy convertida en Fiscalía.

El actual presidente nacional del PAN, Marko Cortés, ha asegurado este martes que su exoneración demuestra que hubo una "perversa estrategia para atacar y desprestigiar" a Anaya, quien finalizó en segundo lugar en las elecciones con 12 millones de votos (22%). Durante la campaña, las encuestas colocaron al aspirante de Por México al Frente por detrás de Andrés Manuel López Obrador (Morena) y por delante de José Antonio Meade (PRI), el exsecretario de Hacienda de Peña Nieto, al que el estamento priísta, lastrado por una batería de casos de corrupción, supuestamente quiso favorecer con las acusaciones en contra de Anaya.

El 21 de febrero de 2018 la PGR confirmó públicamente la apertura de una investigación sobre Anaya por la supuesta venta fraudulenta en 2016 de una nave industrial de su propiedad a Manuel Barreiro, un empresario supuestamente vinculado al candidato. Dos abogados que habían participado en la operación, Alberto Galindo y Daniel Rodríguez, denunciaron que el dinero de la compra, 54 millones de pesos (unos 2,9 millones de dólares), tenía un origen ilícito y que el propósito era canalizar fondos para cubrir gastos de campaña.

Anaya rechazó las acusaciones y, en entrevista con este diario, denunció "el uso faccioso de las instituciones" para perjudicarlo. Para defenderse, el entonces candidato se distanció del empresario Manuel Barreiro, al que dijo conocer de "manera no tan directa", y citó una cláusula del contrato de venta en el que la empresa compradora afirmaba que el dinero utilizado para la operación tenía un origen legal. Varios meses después, el expediente del caso concluyó que los recursos eran lícitos. "Se encuentran sustentados en diversos ingresos propios de su actividad económica inmobiliaria y un crédito bancario", reza el documento al que hace referencia Reforma.

Las acusaciones de corrupción, de las que ahora se sabe que fue exonerado, mancharon de sospechas a este joven abogado de 40 años que se había presentado con una agenda de regeneración. La denuncia de la PGR fue aprovechada por el resto de contendientes para arremeter contra él. El presidente Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato de Morena, acusó a Anaya de pertenecer "a la mafia del poder" y la candidatura priísta de Meade, estancada en un tercer lugar, pidió explicaciones.

No fue el único golpe que recibió Anaya durante la campaña. Minutos antes del tercer debate presidencial en junio de 2018, se difundió un vídeo a través de Youtube en el que el hermano del empresario Manuel Barreiro prometía privilegios legales y administrativos a una empresaria argentina si ganaba el candidato. El PAN responsabilizó entonces a Peña Nieto de filtrar el vídeo como parte de una campaña de acoso y derribo.

Desde que perdió las elecciones, el panista, que hasta ahora no se ha pronunciado públicamente sobre la noticia de su exoneración, ha optado por un perfil bajo. Se mantuvo al margen de las elecciones internas celebradas en noviembre pasado para elegir a su sucesor al frente del partido de centroderecha y ahora imparte clases sobre el México contemporáneo como profesor invitado en la Universidad de Columbia de Nueva York.



Jamileth