Nacional - Economía

Un nuevo ajuste del cinturón

2019-04-03

El ministerio de Hacienda redujo la proyección de crecimiento a 1,1 y 2,1% para este...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El gobierno mexicano se prepara para realizar en 2020 el mayor ajuste en las finanzas públicas en 15 años, en medio de una reducción en la proyección de crecimiento y una desaceleración económica, así como el temor de que el país se contagie de una recesión en Estados Unidos. El ministerio de Hacienda redujo la proyección de crecimiento a 1,1 y 2,1% para este año, desde la previsión original de entre el 1,5 y 2,5%, pero aún así los especialistas creen que será de un nivel menor.
    
"Muchos economistas o banqueros con acceso a estimaciones de entidades externas tienden a pensar que el crecimiento de este año difícilmente superará el 0,5%, y que incluso podemos ir hacia una expansión nula", señaló el ex canciller Jorge Castañeda.
    
El presidente Andrés López Obrador discrepó del propio pronóstico de su ministerio de Hacienda, acorde con el augurio del Banco de México (central) y aseguró que "se puede lograr el 2%.
    
"Se quedaron cortos en la proyección. Vamos a crecer en cuando menos 2% este año y el año próximo en 3%", dijo el mandatario al señalar que los criterios del ministerio de Hacienda "son prudentes con la finalidad de no contradecir la opinión del banco central".
    
Para López Obrador, más que el crecimiento, lo importante es "garantizar el desarrollo, ya que no se trata sólo de generar riqueza, sino de tratar de igualar su distribución".
    
El pasado lunes, el mandatario citó a los miembros de su gabinete para adoptar medidas de austeridad y de combate a la corrupción a fin de generar ahorros y "ajustarse aún más el cinturón".
    
Durante su campaña electoral, el ahora jefe de Estado prometió hacer crecer al país a tasas de 4% anual.
    
La oposición advirtió que la baja en los vaticinios de crecimiento enciende los "focos amarillos" porque podría representar una caída en los ingresos sobre todo destinados a financiar los programas sociales para las personas más pobres.
    
El jefe de la bancada del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Juan Carlos Romero, señaló que es necesaria una "revisión seria de todas las variables" de la economía para "no hacer promesas que no se podrán cumplir".
    
"No es buena noticia tener menor recaudación, pero sobre todo, tener menores ingresos tributarios, porque eso va a afectar a la gente", indicó Fernando Galindo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro).
    
De acuerdo con un documento que establece los criterios de política económica para este año enviado al Congreso por el gobierno, la austeridad podría llevar al gasto público a un nivel no observado en década y media.
    
El gasto destinado a proveer bienes y servicios a la población, a programas sociales y a operación del gobierno será de 15,4% del Producto Interno Bruto (PIB), un nivel similar al de 2005, el cual contrasta con el 19,5% del año pasado.
    
Los especialistas criticaron que el gobierno decida reducir el gasto público justo cuando la economía "se está contrayendo".
    
Lo lógico sería que "el gobierno incrementara su gasto para poder potenciar su crecimiento", afirmó Sunny Villa, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.
    
El propósito del recorte es "mantener la confianza del sector financiero al cumplir con la promesa de superávit fiscal" a pesar de "los efectos negativos para la población", indicó la experta.
    
Villa cuestionó que el gobierno priorice tranquilizar a los mercados financieros a pesar del impacto que pueden tener sus medidas en la población.
    
El ministerio de Hacienda sin embargo insistió en que se mantendrán los programas prioritarios con más recursos para pensiones destinadas a ancianos, la seguridad social y a financiar un programa para jóvenes que no estudian ni trabajan.
    
Castañeda consideró que "si este año la economía mexicana crece cero, y la economía norteamericana no entra en recesión", lo más probable es que aumente la cifra de mexicanos que quieran emigrar a Estados Unidos.
    
"Así ha sido siempre y no hay ninguna razón para pensar que no lo vaya a ser ahora", advirtió.



Jamileth