Nacional - Seguridad y Justicia

El trimestre más violento en el país

2019-04-08

Según las estadísticas diarias, los homicidios dolosos (intencionales) subieron en...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- México vivió entre enero y marzo de este año el trimestre más violento en su historia en tiempos de paz, de acuerdo con los especialistas, aunque todavía no se difunden los resultados de los informes oficiales sobre el comportamiento de la curva de criminalidad. Basados en el comportamiento diario de asesinatos que recoge el Sistema Nacional de Seguridad (SNS), que muestra un subregistro de 20%, los expertos adelantaron que en los primeros tres meses del año se produjeron 7.056 muertes violentas en el país, un promedio de 78 por día.
    
Por lo tanto, se calcula que la cifra podría superar las 8,500 por la subestimación existente que ha mostrado el conteo día a día.
    
Un grupo intergubernamental integrado por las Fuerzas Armadas, el ministerio de Seguridad Pública y la Fiscalía General da cuenta todos los días al presidente Andrés López Obrador de la evolución de la violencia en el país.
    
Según las estadísticas diarias, los homicidios dolosos (intencionales) subieron en marzo 3,36%, si se comparan con los de febrero y se prevé que en el primer trimestre hayan alcanzado más de 8,000, el más violento en dos décadas.
    
Ricardo Márquez, extitular de la Unidad de Información para la Seguridad Pública de la Comisión Nacional de Seguridad, ya desaparecida, citado por el diario El Universal, dijo que "se sabe que no se está reduciendo ni conteniendo la incidencia de homicidios dolosos".
    
La disminución de los asesinatos ha sido definida precisamente como el objetivo prioritario de la estrategia de seguridad del gobierno actual y el principal indicador de la reducción de la violencia.
    
El analista Alejandro Hope estimó que se prevé que el Secretariado Ejecutivo del SNS va a reportar entre 3.050 y 3,100 víctimas de homicidio doloso y feminicidio, en el informe estadístico que publique dentro de dos semanas.
    
Con ello, se prevé que en 2019 se superen las 40,000 víctimas, conforme lo pronostica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), afirmó.
    
El gobierno "pueden alegar que esto es inercial, que la Guardia Nacional" recién aprobada por el Congreso y en proceso de constituirse con participación del Ejército, la Marina y la Policía Federal, "todavía no está" integrada, pero "la realidad es que sigue un problema mayúsculo de violencia", dijo Hope.
    
El flagelo del crimen tiñe de rojo a vastos territorios de la geografía nacional a partir de que el entonces presidente Felipe Calderón declaró la guerra a las bandas de narcotraficantes en diciembre de 2006.
    
Desde entonces, el resultado ha sido un caudal sangriento que arroja la ominosa cifra de 240,000 muertos, 33,000 desaparecidos y más de 300 desplazados, así como un millón de personas afectadas de una manera.
    
Sólo en Guanajuato, centro del país y uno de los más recientes epicentros de la violencia, el sábado anterior murieron 20 personas, en diversos enfrentamientos.
    
El expresidente Vicente Fox (2000-2006) denunció que un comando armado había intentado irrumpir en su rancho, en esa misma provincia, y pidió seguridad al gobierno, luego que López Obrador ordenó que retiraran a todos los exmandatarios su equipo de guardaespaldas.
    
El mandatario dispuso que se desplegara un equipo de militares para custodiar a Fox a fin de evitar que se registren nuevos incidentes, aunque todavía hay dudas sobre si realmente ocurrieron.
    
Hope señaló que uno de los problemas de la actual estrategia anticrimen se deriva de la mala información que se le hace llegar al primer mandatario.
    
"Al presidente le están dando cifras que no son acordes con la realidad. Si la calidad de la información es mala, pues la calidad de las decisiones no puede ser muy buena", indicó.
    
El director del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, pronosticó que probablemente este año terminará como "el más violento del que se tenga registro, pues hasta el momento no hay nada que indique que la situación pueda cambiar en los próximos meses".
    
"No hay una evidencia que hoy tengamos una estrategia mucho más establecida de lo que teníamos antes", afirmó.



Jamileth