Internacional - Política

¿Cómo responderá Putin a los pedidos del líder norcoreano?

2019-04-23

A pesar de una cooperación que data desde la misma fundación de Corea del Norte, las...

Por ERIC TALMADGE, AP

TOKIO (AP) — Cuando el líder norcoreano Kim Jong Un se reúna con el presidente ruso Vladimir Putin, tendrá una larga lista de exigencias, especialmente después del fracaso de su reciente cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump.

Pero la incógnita ahora es hasta qué punto Putin estará dispuesto a cumplir.

A pesar de una cooperación que data desde la misma fundación de Corea del Norte, las relaciones entre Pyongyang y Moscú no siempre han sido las mejores.

Aquí un vistazo a lo que Kim desea de su vecino del norte, y a las razones por las que podría estar tratando de provocar cambios políticos en momentos en que se ven estancadas sus relaciones con Estados Unidos y su campaña para conseguir más inversiones surcoreanas.

LO QUE KIM DESEA

Kim tiene dos temas urgentes en su portafolio al entrar a la cumbre.

Más de 10,000 obreros norcoreanos en Rusia, muchos en la industria maderera en el Lejano Oriente de Rusia, serán expulsados para fines de año en cumplimiento con unas sanciones de la ONU del 2017. Los obreros le han estado dando a Corea del Norte remesas que según cálculos ascenderían a cientos de millones de dólares y que el régimen de Kim desea mantener.

Kim además está preocupado por la posibilidad de una escasez de alimentos en su país. Rusia ha expresado su disposición a dar ayuda humanitaria y el mes pasado anunció que había enviado más de 2,000 toneladas de trigo a puerto norcoreano de Chongjin.

Pero su decisión de cortejar a Putin seguramente tiene raíces más profundas.

A pesar de todos los análisis mundiales sobre la desnuclearización, la principal prioridad de Kim es la economía de su país. Tras el fracaso de su cumbre con Trump en Hanoi en febrero, sus esfuerzos por salvarse de las sanciones internacionales y mejorar la economía se han visto paralizados.

Corea del Norte siempre ha dependido de China como su principal socio comercial. Pero esa dependencia, y la ventaja enorme que le otorga a Beijing, tiene nerviosos a muchos funcionarios norcoreanos.

Además, Kim ha estado presionando a Corea del Sur a que participe en proyectos binacionales a fin de construir ferrovías y mejorar su infraestructura. Su retórica en pro de la unidad coreana, sin embargo, se ha topado con la fuerte alianza entre Seúl y Washington, que le ha advertido al gobierno surcoreano a que se abstenga de cualquier medida que debilite las sanciones internacionales.



regina

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...