Nacional - Seguridad y Justicia

16,000 niños muertos en guerra anticrimen 

2019-04-29

Durante el primer trimestre de este año se cometieron 285 homicidios dolosos (intencionales)...

 

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 29 ABR - Los niños figuran entre las principales víctimas de 12 años de violencia tachada de "irracional" por los especialistas, desde que el gobierno lanzó su fracasada estrategia anticrimen en 2006 con apoyo de las Fuerzas Armadas.
    
Así lo demuestran las elocuentes cifras dadas a conocer por la ONG Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), según la cual al menos 16,000 niños han sido asesinados en este sangriento período.
    
En 2006, el entonces presidente Felipe Calderón le declaró la guerra a las bandas criminales y con ello desató una suerte de "Caja de Pandora" que ha hecho que al menos una de cada 10 víctimas sean niños, según la entidad.
    
Solo entre 2015 y marzo de este año suman 4.299 homicidios de infantes, en su mayoría cometidos con arma de fuego.
    
Redim, una ONG "sombrilla" que nuclea a 75 organizaciones de la sociedad civil, aseguró que el presidente Andrés López Obrador "no ha cumplido" con los compromisos para garantizar los derechos de la niñez que firmó el 30 de abril de 2018 cuando era aún candidato.
    
"Pese a altos niveles de violencia contra la infancia, el gobierno actual insiste en mantener una estrategia fallida contra el crimen organizado", expuso el colectivo, al urgir al Estado para establecer "una estrategia de seguridad de prevención y atención a la violencia contra niños y adolescentes".
    
"Qué es más importante para el presidente que atender con urgencia la violencia armada contra la niñez?", se preguntó la Redim, la cual documentó que entre 2000 y 2012 la tasa de mortalidad por homicidio entre personas de 0 a 17 años saltó de 1,7 a 4 por cada 100,000 habitantes, es decir, se triplicó.
    
Durante el primer trimestre de este año se cometieron 285 homicidios dolosos (intencionales) contra la población de cero a 17 años, es decir, tres muertes diarios de niños o adolescentes.
    
Según la coalición civil, la estrategia del gobierno de López Obrador, que prometió dar un giro respecto a la mantenida por sus antecesores, pero según la oposición sigue siendo la misma, "no está contribuyendo a disminuir la violencia contra los menores".
    
"Se mantienen la militarización, el centralismo en seguridad y el número de carpetas de investigación es muy bajo", indicó al ejemplificar que de cada 100 indagaciones que incluyen víctimas infantiles, solo hay una condena.
    
Los reflectores de los medios se enfocaron en los últimos días sobre este tema después de que un bebé fue asesinado junto con otras 12 personas el pasado día 19 en la ciudad de Minatitlán, estado de Veracruz, a unos 400 kilómetros al oriente de la capital mexicana.
    
El episodio ocurrió en pleno Viernes Santo cuando un grupo de hombres armados irrumpió en una fiesta privada.
    
Los testigos de esta noche de horror recuerdan que los tres atacantes mostraron una absoluta sangre fría al apuntar contra sus víctimas, entre ellas ancianas y una madre que llevaba cargando a su recién nacido, llamado Santiago. "Al bebé lo siguieron rematando, le dieron en el corazoncito, cómo no se van a dar cuenta si lo traía la mamá cargando. A la mamá también le dieron. Yo creo que el papá lo quiso cubrir, pero le dieron en la cara", dijo uno de ellos.
    
El padre era un entrenador de un equipo amateur de béisbol y operario temporal de la petrolera gubernamental Petróleos Mexicanos.
    
"Santiago era tan pequeño que lo pusieron en el mismo ataúd que a su papá. Los dos en un féretro blanco", dijo el testigo.
    
Escenas como estas suelen no aparecer mucho en los medios pero ello no significa que no ocurran con frecuencia, dicen organizaciones civiles.
    
El presidente de Redim, Juan Martín Pérez, considera necesario que el Estado emprenda "una estrategia de seguridad de prevención y atención a la violencia" contra niños construida con apoyo de expertos y sociedad civil.
    
Para que funcione, este plan debe estar plasmado en la ley y contar con "responsables institucionales y presupuesto", afirmó.



regina