Nacional - Política

Incertidumbre sobre futuro de reforma educativa

2019-05-01

Las modificaciones pretendían suprimir las partes más polémicas de la reforma...

 

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Los cambios propuestos por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a una polémica reforma educativa de 2013 quedaron en suspenso después de que el Senado rechazara las modificaciones que había avalado la cámara baja.

La reforma educativa --que ha provocado protestas masivas y paro de actividades del sector en el país-- fue aprobada por la administración del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) y supuestamente suponía una modernización del sector. Además, imponía exámenes y evaluaciones para los docentes y quitaba poder a los sindicatos, encargados hasta entonces de controlar y gestionar las contrataciones y promociones de profesores y acusados de comprar y vender plazas.

El partido de López Obrador tiene mayoría en el Senado, pero perdió la votación el martes por un voto porque algunos senadores de Morena, la agrupación del presidente, no estaban presentes, por lo que el texto regresa a la Cámara de Diputados.

Las modificaciones pretendían suprimir las partes más polémicas de la reforma de Peña Nieto como las evaluaciones a los maestros o la pérdida de poder de los sindicatos, tal y como había prometido López Obrador durante toda su campaña electoral.

“Yo espero que para la próxima estén presentes (los senadores) y de esa manera se logre la aprobación”, afirmó el miércoles convencido de que los cambios saldrán finalmente adelante.

A pesar de los cambios que propone, el mandatario aseguró que eso no conllevaría regresar a las viejas prácticas que muchos critican. “Las plazas (los empleos) se tienen que entregar de acuerdo a los méritos pero, eso sí, darle preferencia a los egresados de las normales (las escuelas de magisterio)”, aseguró en abril López Obrador.

Históricamente, el sindicato magisterial fue señalado de controlar el ingreso de nuevos profesores y solía ser acusado de vender las nuevas posiciones.

Los grandes sindicatos mexicanos, incluido el de trabajadores de la enseñanza, han sido tradicionalmente tachados de corruptos en México. Uno minoritario de maestros es el que insiste en que se modifique la reforma y aprovechó las movilizaciones tradicionales del 1 de mayo para recordarle al gobierno que tiene esa asignatura pendiente.

El Senado cerró el martes su periodo ordinario de sesiones pero el miércoles decidió que volverá a tratar el tema en un periodo extraordinario a partir del 14 de mayo donde se debatirán también otras leyes pendientes, entre ellas, las que regularán el funcionamiento de la recién creada Guardia Nacional, el nuevo cuerdo de policías y militares con el que el gobierno aspira a reducir los índices de violencia en el país.



regina