Calamidades

Fuego desbordado

2019-05-16

Desde 2016 los recursos para este sector han ido a la baja, ya que de 7 mil millones que...

Por Manuel Nava | Revista Siempre

Después de que de manera sistemática el gobierno del estado negara la gravedad de los incendios forestales que se han registrado en Guerrero durante el mes, el pasado 13 de mayo se declaró sofocado el incendio en El Calvario con saldo de preliminar superior a las 800 hectáreas afectadas.

El fuego en El Calvario fue el más grande pero forma parte de un conjunto de siniestros que se registraron, el saldo se suma la muerte del brigadista de Protección Civil del municipio de Tixtla, Saúl Miér Deloya, cuando realizaba labores de sofocación de un incendio forestal en la localidad de Xaltepetla, en el paraje El Encinal.

La vulnerabilidad de Guerrero a enfrentar con mayor frecuencia los incendios forestales se explica en principio por la reducción del presupuesto de la Conafor a nivel federal y estatal

Desde 2016 los recursos para este sector han ido a la baja, ya que de 7 mil millones que recibió ese año, para 2019 son 2 mil 500 millones.

El cambio climático, es otro de los factores, hace altamente es probable que en los próximos años las temporadas de incendios forestales sean más complicadas con los pronósticos adversos de condiciones climatológicas, ya que si disminuye el manejo y cuidado de los bosques se acumulará combustible en los predios.

Más de 360 elementos de los tres niveles de gobierno, voluntarios fueron desplegados en la zona de “Llanos de Tepoxtepec” y “La Cienéga”, en la parte alta de la zona sur de Chilpancingo, para sofocar el fuego con apoyo de un helicóptero de la Secretaría de Marina.

El predio “El Calvario”, en la parte alta de la zona sur de Chilpancingo, Guerrero, y el siniestro se inició durante el primer fin de semana de mayo.

Durante los primeros días de mayo, el incendio tomó proporciones que anticiparon un fuerte deterioro de las condiciones climáticas, las cuales fueron negadas por las autoridades gubernamentales.

Una densa capa de humo se esparció cubriendo las regiones Centro, Acapulco y parcialmente Costa Grande y Costa Chica, de acuerdo con la fotografías satelitales organizaciones ambientalistas internacionales, pero las autoridades locales señalaron que, al menos para el caso de Acapulco, era bruma y no humo derivado del incendio.

Arturo Urióstegui Salgado, titular de la Secretaría de Educación Guerrero, explicó que pese a la cantidad de humo en Chilpancingo, la dependencia no consideró la posibilidad de suspender las actividades escolares, aunque sí ha recomendado que se adopten medidas preventivas, como evitar actividades físicas en os centros escolares de la capital del estado.

“… Que no los pongan a correr ni a caminar grandes distancias, que guardemos este tiempo dentro de las aulas y dentro de las casas, para no provocar alguna enfermedad en los niños”, puntualizó.

De acuerdo a las valoraciones que hacen las autoridades federales de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Guerrero ocupa el primer lugar en incendios, con 10 incendios activos, cinco de ellos registrados en la región Centro, causando grandes cantidades de humo que están afectando el medio ambiente en Chilpancingo y municipios aledaños.

En 2018 se produjeron 4 mil 956 incendios forestales. En lo que va del año, en Guerrero se han registrado 130 incendios forestales de los cuales 23 permanecen activos con un saldo total de 14 mil 300 hectáreas siniestradas.

Las causa de origen de los siniestros son en un 10 por ciento por generados por colillas de cigarro en pastizal o bosque. Otra de las causas son las quemas agrícolas que hacen los agricultores, así como fogatas y asadores. En parte, producto de una cultura agrícola ancestral.

De acuerdo con información de la Conafor, la temporada crítica de incendios se intensifica durante los meses de marzo, abril y mayo para las regiones del sureste, centro, occidente, norte y noreste del país.

Durante los primeros quince días de mayo en Guerrero se reportaron incendios forestales en los ejidos de La Ciénega y Amojileca; en Agua de Obispo; en Coapango; y en el cerro Tonalán, de Petaquillas, pertenecientes a la capital. Acapulco en ejido El Veladero.

El municipio de Leonardo Bravo en el cerro de San Miguel; Petatlán otro entre las comunidades de La Silleta y Los Arroyitos; y Cuautepec y San Luis Acatlán uno entre las comunidades de Coacoyulichan y Miahuichan.

Otro incendio forestal ocurrió en los límites de Tecpan de Galeana y Atoyac; también en la localidad de El Encinal, en Tixtla; en Barrio Nuevo, de Juchitán; en Puerto Perico-La Laja, de Zihuatanejo; en Tlamacazapa, de Buenavista de Cuéllar; y en Platanillo, de Coyuca de Benítez.

Fue hasta el 13 de mayo cuando se firmó la solicitud de estado de emergencia en busca del apoyo de la Coordinación Nacional de Protección Civil para contar con capital humano y herramientas que permitan sofocar más de 23 siniestros que se encuentran activos.

De ser aprobada tal solicitud, el estado podría acceder a recursos del Fonden (Fondo nacional de Desastres), para atender el tema de incendios forestales, que de acuerdo con las últimas cifras ya han consumido más de 16 mil hectáreas de vegetación. Los daños a la flora y fauna aún no están determinados.

 

 

 



regina