Tras Bambalinas

López Obrador, La Luz del Mundo y la agenda evangélica

2019-05-28

En México, un grupo importante de iglesias evangélicas hizo una alianza...

Diego Patersen Farah | El País

La celebración del 50 cumpleaños del líder de la iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, en el Palacio de Bellas Artes ha levantado todo tipo de especulaciones e interpretaciones que han dejado de paso una pregunta: ¿hay una agenda evangélica en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador?

Los evangélicos, iglesias cristianas de corte pentecostal, son el sistema de creencia que más ha crecido en América Latina. Si bien están aún lejos de arrebatarle el dominio del mercado de salvación a la Iglesia católica, su expansión e influencia política ha crecido sustancialmente gracias a alianzas con los grupos de poder. En Brasil se aliaron con la candidata del PT, Dilma Rousseff, en la reelección de 2014 y ellos mismos terminaron siendo un importante factor en la destitución de la presidenta. Los diputados evangélicos en el Congreso brasileño “razonaron” su voto todos con una misma frase: “Por dios y por la familia, a favor de la destitución” y desde el congreso impulsaron reformas educativas de corte conservador. En 2018 su alianza fue con el candidato conservador Jair Bolsonaro con quien comparten la agenda moral. En Venezuela se convirtieron en un elemento de soporte del Gobierno de Chávez y en un sustento de Maduro. En Nicaragua, a través de la vicepresidenta Rosario Murillo, los evangélicos han logrado introducir la agenda conservadora, pero sobre todo convertirse en el contrapeso de la Iglesia católica en los momentos de mayor desgaste de la pareja presidencial. En Colombia, Ecuador y Costa Rica han hecho una estrategia de presencia en las Cámaras y puestos de decisión.

En México, un grupo importante de iglesias evangélicas hizo una alianza política con López Obrador a través del Partido Encuentro Social (PES) que, a pesar de haber perdido el registro, logró varias posiciones en las cámaras: 29 diputados y cinco senadores. Si bien no todos son de credo evangélico, la ideología conservadora del PES quedó ampliamente representada. Pero más allá del partido hoy sin registro, la gran alianza de los evangélicos con López Obrador ha sido a través de Confraternice, la agrupación más amplia de iglesias evangélicas que se ha convertido en interlocutora privilegiada del presidente López Obrador al grado que ésta le pidió a la Secretaría de Gobernación que estudiara la posibilidad de impulsar una legislación que les permita acceder al manejo de medios electrónicos de comunicación en la modalidad de permisionarios (sin derecho a comercializar) y de abrirles las cárceles para evangelizar. No es gratuito: los medios han sido el instrumento más importante de difusión para el proselitismo religioso y las cárceles son, junto con los hospitales, el territorio por excelencia para la labor misionera, el terreno de las almas desahuciadas.

La Luz del Mundo, en concierto

La iglesia de La Luz del Mundo es la principal iglesia mexicana de tipo evangélico y la que más ha mostrado crecimiento y expansión internacional, pero ella no pertenece a Confraternice, ni tampoco ha sido representada por el PES. Es una congregación independiente del resto de las iglesias evangélicas que tiene por lema: “Buenos cristianos para el mundo, pero también buenos ciudadanos para nuestra patria”. Si bien su pasado es claramente priista, sus alianzas políticas actuales son tan diversas como su posicionamiento en diferentes bases territoriales de la República. Desde su fundación en 1926 esta iglesia con denominación evangélica ha mantenido una forma particular de relacionarse con el poder. Su fundador, Aarón Joaquín González, quien fue miembro del Ejército, estableció una alianza con el Gobierno federal y el partido en el poder para gestionar de forma directa sus necesidades. Estaba fresca aún la guerra cristera y González entendió la importancia que una iglesia mexicana tenía para la agenda del gobierno. La alianza política con el PRI se mantuvo intacta hasta la transición en el año 2000. Gracias al modelo vertical de gestión de la grey y a un sistema de control territorial —la iglesia desarrolló sus propias colonias de creyentes en Guadalajara y en Ciudad de México—, La Luz del Mundo negocia sus votos en bloque, al principio a cambio de servicios a la comunidad de creyentes, favores políticos y, una vez fortalecidos, de puestos de elección para sus miembros. En la última elección lograron una alianza con Movimiento Ciudadano en Guadalajara, con el Partido Verde en Ciudad de México y con Morena en Puebla y Veracruz. Rogelio Israel Zamora, el senador por el Verde que gestionó los permisos para el concierto-homenaje el líder de la iglesia de La Luz del Mundo es hijo del ministro Rogelio Zamora Barradas, quien fue el vínculo político de la Iglesia con el PRI, partido por el que también fue diputado.

El concierto en Bellas Artes no era en apariencia un acto religioso, aunque en estricto sentido todo acto presidido o en honor de un personaje a quienes sus seguidores consideran el enviado de Dios es en sí mismo un acto de culto (un concierto en honor el papa Francisco estando él presente habría sido considerado sin chistar como un acto religioso). Pero más allá de la celebración, lo que buscaban los organizadores era un acto simbólico de conquista del espacio público, una presencia que los hiciera visibles en la capital del país.

Lo que sí podemos esperar es una más cercana relación entre los actores políticos de la Luz del Mundo y el Gobierno de López Obrador

Naasón, 50 años

Las celebraciones por el 50 aniversario del nacimiento del líder de la iglesia han sido ampliamente aprovechadas para trabajar el carisma y la fuerza del líder. Naasón fue electo líder de la iglesia en diciembre de 2014 tras la muerte de su padre Samuel Joaquín Flores. Quinto de ochos hijos del líder fallecido y el menor entre los varones, la elección del apóstol se dio entre jaloneos y disputas familiares. Los primeros años al frente de la iglesia, Naasón los dedicó a consolidar su liderazgo interno y a cambiar las formas de operación de la propia iglesia. Este aggiornamento es considerado por algunos investigadores como una reforma modernizadora que ha sacado a La Luz del Mundo del ostracismo y secretismo que le caracterizó durante muchos años. Muchas de esas prácticas no son sino una adaptación de métodos de otras de iglesias evangélicas que han crecido al amparo de la llamada teología de la prosperidad y de la instrumentación de tecnologías de la comunicación para promover su expansión. Son lo que sociológicamente se conoce como empresas de expansión de la fe. Con Naasón al frente se implementaron en La Luz del Mundo mecanismos de expansión como los ejércitos evangelizadores formados por milicias de jóvenes muy parecidas a las que creó la Iglesia Universal del Reino de Dios mejor conocida como “Pare de sufrir” en Brasil; la realización de bautizos masivos por inmersión en diferentes plazas públicas de Guadalajara y otras ciudades del país -con el aval de sus aliados políticos locales de Movimiento Ciudadano-; el cuidado en la escenografía mediática de sus ceremonias religiosas, entre otras.

El cumpleaños del líder fue el motivo de una campaña publicitaria exaltando las virtudes del líder donde el concierto de Bellas Artes no fue sino la cereza del pastel. Decenas de espectaculares en todo el país hablan de la divinidad del Naasón electo por dios desde el día mismo de su nacimiento. Es el momento de la construcción de la imagen hacia el exterior cuya función básica es fortalecer la fe al interior de la comunidad; mostrar un líder poderoso hacia el exterior, aclamado por políticos, capaz de abrir todas las puertas, incluyendo la de Bellas Artes (el edificio más icónico del poder cultural en México), diviniza y empodera al personaje. Los políticos que acudieron cándida o interesadamente al concierto no eran sino parte del escenario, de los reflejos del espejo representado en la obra.

Si para los usuarios de Bellas Artes la realización de un acto religioso es una afrenta, para los miembros de la comunidad aaronita celebrar a su apóstol en ese reciento es un triunfo que a la vez les otorga visibilidad. La Luz del Mundo es una iglesia desarrollada en las periferias y desde las periferias. Desde ahí han ido conquistando espacios en el poder público, pero no el espacio de los poderosos. La discusión sobre si se violó o no el Estado laico a los jerarcas y seguidores de La Luz del Mundo les tiene sin cuidado: su líder fue homenajeado como los grandes en el recinto de los grandes.

La agenda evangélica

¿Hay una agenda evangélica en la presidencia de López Obrador? Sí, pero generalizar sobre la postura del presidente frente a estos grupos religiosos es tan riesgoso como pensar que todas las iglesias son un mismo bloque.

López Obrador cree fervientemente en el poder de la fe no solo motor de transformaciones sino como un elemento de sanación moral y social. Lo ha dicho de múltiples maneras. Ningún presidente ha citado tanto la Biblia como lo hace él. La conoce de memoria y la tiene a flor de piel. Creció en el seno de una congregación adventista dentro del corredor evangélico, como se les conoce a los municipios que van del sur de Veracruz hasta Campeche y donde el catolicismo tiene menos de 50% de los creyentes, y comparte la agenda moral de estas iglesias. Pero, más allá de creencias y moralismos, lo que López Obrador comparte con las iglesias evangélicas es la base social. En la iglesia católica esta agenda la tienen los grupos de derecha que difícilmente encontrarán convergencia con el presidente.

A diferencia de Brasil donde los evangélicos de diferentes denominaciones alcanzarán la mitad de la población en la próxima década, en México los seguidores de estas iglesias rondan el 10% de la población. La importancia política no está, pues, en el número de seguidores sino en la agenda compartida.

Atribuir la realización de la celebración del cumpleaños de Naasón en Bellas Artes y el reconocimiento no oficial en la Cámara de Diputados a un pacto entre Morena y La Luz del Mundo es una extrapolación; la estrategia política de ambos es mucho más compleja. Lo que sí podemos esperar es una cada vez más cerca relación entre los actores políticos de La Luz del Mundo y el gobierno de López Obrador e incluso podremos ver en el futuro a algunos miembros de esta iglesia y otras de corte evangélico como candidatos de Morena y una agenda moralizadora creciente en los espacios de poder.



Jamileth