Nacional - Política

De la tensión a la celebración en Tijuana

2019-06-09

Luego del acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos, el secretario de Estado estadounidense, Mike...


(ANSA) - WASHINGTON Y CIUDAD DE MEXICO, 8 JUN - Lo que iba a ser un acto masivo de reclamo a Estados Unidos, convocado por el presidente de México, Andrés López Obrador, para este sábado en Tijuana, se transformó en una cita festiva tras el acuerdo que frenó la aplicación de aranceles a productos aztecas.
    
Las tensas negociaciones que encabezó el ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, en Washington, y que concluyeron con un anuncio del presidente estadounidense Donald Trump de la suspensión de las medidas impositivas que iban a regir el lunes es un claro éxito diplomático.
    
López Obrador, que siempre confió en un acuerdo y fue cuidados en remarcar los lazos afectivos con el pueblo estadounidense, celebró ante una multitud reunida en la frontera su logro.
    
El mandatario convocó a todos los ciudadanos, empresarios, políticos e Iglesias "a la unidad para defender la soberanía nacional" y la "dignidad del pueblo mexicano".
    
Según reporta el portal de noticias de la televisora Televisa este sábado, México aceptó, como parte del acuerdo que firmó con Estados Unidos, "recibir a los inmigrantes que soliciten asilo en la Unión Americana". Así lo explicó Ebrard, luego de 12 horas de negociación.
    
El canciller precisó que quienes crucen "de manera ilegal la frontera de Estados Unidos, serán retornados sin demora a México donde podrán esperar la resolución de su solicitud de asilo".
    
También apuntó, según Televisa, que "México les dará asilo, ofrecerá oportunidades laborales y acceso a servicios de salud mientras permanezcan en espera".
    
El acuerdo con Estados Unidos, dijo, es "un esfuerzo para enfrentar retos comunes de la migración".
    
En tanto, en Chiapas, agentes del Instituto Nacional de Migración, Policía Federal y Guardia Nacional se desplegaban este sábado en operativos itinerantes en los tramos carreteros Tapachula- Huixtla.
    
Con eso buscan evitar el tránsito de centroamericanos que intentan burlar los retenes en la salida de Tapachula. En los operativos se revisan vehículos particulares y de carga, así como autobuses de pasajeros.
    
Nadie lo informó, pero se presume que esos controles también están ligados a lo acordado en Washington.
    
Según la prensa mexicana, ante el temor a ser deportados, algunos inmigrantes centroamericanos optaron por iniciar los trámites para regularizar su situación migratoria.
    
En medio de las negociaciones, México se comprometió a enviar el jueves a 6 mil efectivos de su Guardia Nacional a su frontera sur con Guatemala, punto por el que cruza en su camino hacia Estados Unidos gran parte del flujo migratorio actual, formado en su mayoría por centroamericanos.
    
Luego del acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, felicitó al canciller Ebrard por el esfuerzo realizado durante el proceso de negociaciones.
    
"Agradecemos a Marcelo Ebrard por sus duros esfuerzos para negociar obligaciones conjuntas que benefician a los Estados Unidos y México. Esperamos con interés trabajar junto a México para cumplir con estos compromisos de reducir el flujo de migración ilegal fuera de México para que nuestra frontera sur sea fuerte y segura", escribió Pompeo en Twitter.
    
Trump fue quien anunció anoche el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y México.
    
"Me complace informarles que los Estados Unidos han llegado a un acuerdo firmado con México. Las tarifas programadas para ser implementadas por los Estados Unidos el lunes contra México, quedan por la presente suspendidas indefinidamente", indicó por Twitter. "México, a su vez, ha acordado tomar medidas sólidas para detener la marea de la migración a través de México, y a nuestra frontera sur. Esto se está haciendo para reducir en gran medida, o eliminar, la inmigración ilegal procedente de México y en los Estados Unidos. Los detalles del Acuerdo serán liberados en breve por el Departamento de estado", añadió.
    
La administración Trump se aprestaba a aplicar aranceles, que iban a afectar a todas las importaciones de México. Tenían que entrar en vigor el lunes al 5%, una tasa que iba a aumentar gradualmente mes a mes hasta alcanzar un 25% en octubre a no ser que el gobierno de López Obrador lograse detener el creciente flujo migratorio en la frontera.



JMRS