Internacional - Población

Luisiana se prepara para lluvias incesantes en próximos días

2019-07-11

Los especialistas pronosticaron que el meteoro que se está formando en el Golfo de...

Por KEVIN McGILL y REBECCA SANTANA

NUEVA ORLEANS (AP) — Una posible tormenta tropical que se forma en el Golfo de México podría causar un doble problema tanto para la costa de Luisiana como la de Mississippi: la posibilidad de que el crecido río Mississippi sobrepase el nivel máximo de los diques este fin de semana y el peligro de inundaciones súbitas como la que inesperadamente golpeó a Nueva Orleans el miércoles.

Los especialistas pronosticaron que el meteoro que se está formando en el Golfo de México, que arrojó hasta 20 centímetros (8 pulgadas) de lluvia en sólo tres horas en partes de la zona metropolitana de Nueva Orleans, se fortalezca y se vuelva una depresión tropical en las próximas horas. Posteriormente evolucionará para volverse la tormenta tropical Barry, posiblemente el jueves por la noche.

Y el viernes es probable que adquiera fuerza huracán.

El mayor peligro en los próximos días no son los vientos destructivos, sino la lluvia incesante y el Centro Nacional de Huracanes advirtió que “el lento movimiento de este sistema resultará en la amenaza de fuertes lluvias de larga duración a lo largo de la costa del Golfo de México y al interior a través del bajo Mississippi durante el fin de semana y posiblemente la próxima semana”.

Luisiana podría recibir hasta 30 centímetros (12 pulgadas) de lluvia para el lunes y en áreas aisladas podrían caer hasta 46 centímetros (18 pulgadas), informaron los meteorólogos. Un aumento en la desembocadura del Mississippi también podría significar que un río que lleva meses en niveles altos podría crecer todavía más.

Lluvias torrenciales también podrían caer en el sureste de Texas.

El miércoles, Nueva Orleans tuvo un adelanto de lo que podría suceder. La prensa reportó que un tornado pudo haber sido responsable del daño a una vivienda a causa del viento, mientras que inundaciones invadieron hoteles y comercios en el centro de la ciudad cuando las calles se convirtieron en riachuelos aptas para kayaks. Las inundaciones paralizaron la hora pico y muchos vehículos se quedaron atascados en la ciudad.



Jamileth