Nacional - Población

La provocación de los brillitos

2019-08-16

En México, nueve mujeres son asesinadas cada día; seis de cada diez mexicanas han...

Por Paulina Chavira | The New York Times

Diamantina provocadora

El lunes 12 de agosto, distintos grupos de mujeres se dirigieron a la oficina de la Procuraduría General de Justicia en Ciudad de México para protestar en contra de la violencia sexual policiaca, pues hay una acusación de que cuatro oficiales presuntamente violaron a una joven de 17 años en la alcaldía de Azcapotzalco el 3 de agosto.

Con carteles en los que se leía “A mí me cuidan mis amigas, no la policía”; “Queremos caminar y volver a casa libres y sanas”; “No me cuidan, me violan” y “La policía viola”, las manifestantes hicieron una batucada, se disfrazaron de policías, pintaron con aerosol paredes y vidrios y exigieron justicia. Afuera de su oficina, el secretario de Seguridad Ciudadana de la capital salió a “calmar los ánimos”, pero cuando estaba rodeado de medios de comunicación y declaraba: “Yo estoy viendo aquí un clima muy radicalizado…”, una activista le lanzó un polvo rosa brillante que en México conocemos como diamantina, pero que en Argentina llaman purpurina y en Colombia y Venezuela, escarcha.

(Vale hacer la mención de que “diamantina” y “brillantina” no son lo mismo, pues esta última es un “cosmético aceitoso y perfumado que sirve para dar brillo al cabello”, como lo consigna el Diccionario del español de México).

La primera declaración de la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, fue que la manifestación era una provocación; ya después publicó un video en el que decía que su gobierno está comprometido con luchar contra la violencia sexual contra las mujeres. Jesús Orta, el secretario cubierto de brillitos magenta, solo alcanzó a afirmar que “se respetaría la objetividad” en la investigación. Sin embargo, fue la Fiscalía de Delitos contra la Violencia Sexual la que filtró el caso y dio a conocer el nombre de la víctima (lo que provocó la manifestación del lunes). Ayer se dio a conocer que la oficina del ministerio público correspondiente no siguió el protocolo en caso de violación por lo que las pruebas genéticas con las que se identificaría a los agresores se perdieron y el vocero de la Procuraduría de Ciudad de México dice que hay “inconsistencias” en la declaración de la víctima.

En México, nueve mujeres son asesinadas cada día; seis de cada diez mexicanas han vivido un incidente de violencia, y 41,3 por ciento de las mujeres en este país han sido víctimas de violencia sexual. La tarde del viernes 16 de agosto se realizarán protestas en distintas ciudades en contra de la violencia sexual hacia las mujeres; las convocatorias dicen: “Lleva tu diamantina rosa”. En algunas ocasiones, no hay nada más revelador que el cambio de un contexto y el uso político para ver cómo se resignifican las palabras y los objetos. Hoy, en el contexto mexicano, ese polvo usado comúnmente para maquillaje o para la decoración de manualidades se ha convertido en otra cosa: hoy la diamantina es combativa.



Jamileth