Nacional - Economía

Gobierno va por impuestos a economía digital

2019-09-02

De este modo, se busca abatir el rezago que existe en el país en la inclusión de las...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El gobierno de México se dispone a enviar una iniciativa legal al Congreso para imponer por primera vez gravámenes a las empresas de la llamada "economía digital" como Uber (transporte), Airbnb (hospedaje), Netflix (streaming) y Amazon (ventas por Internet).
    
De este modo, se busca abatir el rezago que existe en el país en la inclusión de las empresas derivadas de Internet que han revolucionado los mercados en todo el mundo y que han evadido de muchas maneras el pago de tributos al Estado.
    
En unos días, el ministerio de Finanzas prevé enviar una propuesta de "minirreforma fiscal" que formará parte del Paquete Económico 2020, que abarca el presupuesto del gobierno para el próximo año.
    
Se pretende con esta serie de enmiendas "incorporar a la economía digital, cerrar huecos a la evasión fiscal y eliminar tratamientos preferenciales", anticipó Alfonso Ramírez, presidente de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados.
    
Aplicaciones en línea como Uber, para el traslado de personas y reparto de comida, plataformas para reservaciones de alojamiento como Airbnb y proyección de filmes y teleseries a través de dispositivos digitales como Netflix habían hasta ahora eludido el pago de impuestos en México.
    
Sin embargo, ahora el gobierno mexicano, que está urgido de fondos para financiar su gasto sobre todo derivado de un extenso plan de subvenciones a grupos vulnerables como estudiantes, ancianos y madres solteras, pretende ponerse a la par de otras naciones en la materia.
    
El actual presidente Andrés López Obrador se comprometió desde su campaña a no aumentar impuestos, pero ahora se trata de aplicarlos en áreas que habían estado exentas.
    
A manera de anticipo de lo que vendría, había comenzado a operar un programa voluntario de retención de impuestos a conductores y repartidores de comida con las principales firmas digitales que forman este nuevo sector.
    
Para el caso de las aplicaciones de alojamiento, apenas el Servicio de Administración Tributaria (SAT), la agencia que cobra los impuestos, emitió un criterio no vinculante para que paguen impuestos al brindar un servicio dentro de la industria turística.
    
De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), México figura entre los países que aún no gravan a la economía digital, por lo que está perdiendo importantes recursos fiscales.
    
La agencia de Naciones Unidas estima que si México aplica un 16% de Impuesto al consumo y 3% de un gravamen nuevo sobre servicios digitales, puede recaudar 179 millones de dólares sobre 1.283 millones de dólares de ventas reportadas el último año por Uber, Netflix, Spotify y Apple.
    
De acuerdo con la Cepal, en su informe reciente denominado Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe, que analiza las políticas tributarias para la movilización de recursos dentro de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, México se está quedando atrás en la obtención de ingresos fiscales de la economía digital.
    
En América Latina, hay ocho países que ya se han adelantado en adoptar iniciativas en materia de tributación de los servicios digitales, de un total de 16 naciones analizadas por el organismo.
    
Argentina, Colombia, Costa Rica, Perú y Uruguay son las naciones más adelantadas en esta materia, mientras que en México y Chile apenas se están iniciado proyectos en esta dirección y en Paraguay se está trabajando en el diseño de un procedimiento administrativo.
    
Algunos expertos temen que la aplicación de impuestos a las compras digitales desaliente el mercado en línea que todavía tiene un gran potencial, pues en México apenas el 13% compra y vende por Internet, contra el 85% en Estados Unidos. Sin embargo, otros especialistas creen que se trata de una tendencia inevitable y que sólo es cuestión de tiempo para que las operaciones mercantiles por el ciberespacio paguen tributos como cualquier otra transacción ordinaria.



Jamileth