Nacional - Seguridad y Justicia

Muertes, fosas comunes y más

2019-09-02

Fosas clandestinas son palabras que aguijonean la memoria de los mexicanos desde hace 13...

 

CIUDAD DE MEXICO, Más de 40 mil personas desaparecidas, 37 mil cuerpos en instalaciones forenses sin identificar y 3.024 fosas clandestinas halladas en los últimos 13 años son las desgarradoras cifras de la violencia en México.
    
Fosas clandestinas son palabras que aguijonean la memoria de los mexicanos desde hace 13 años y que cobraron significación al dar el gobierno en las últimas horas cifras concretas de ese flagelo.
    
Las autoridades precisaron que 3.024 de esos espacios ilegales se convirtieron en lugar de sepultura de 4.974 cuerpos, sobretodo en estados como Sinaloa, Jalisco, Guerrero y Tamaulipas.
    
El rastro de la identificación de cuerpos y la localización de las fosas por parte de los organismos forenses se ha extendido por todo el territorio, desde los estados de Sinaloa y Jalisco hasta Tamaulipas, Guerrero y Chihuahua, donde las operaciones de búsqueda empezaron en 2006.
    
Ante la revelación de las cifras oficiales dadas a conocer desde la capital mexicana, llegaron más anuncios, uno de ellos fue el de Amnistía Internacional (AI), organismo que celebró la decisión de la Administración de permitirle al Comité de la ONU contra la Desapariciones Forzadas la participación en las tareas de rastreo.
    
Esa medida, sostienen los entendidos, acaba con el bloqueo que durante años ha frenado el avance de los procesos.
    
Según Erika Guevara, directora para las Américas de AI, la permanente barrera de las autoridades mexicanas a la contribución de la ONU en la ubicación de las fosas se ha levantado como un muro contra los derechos humanos.
    
"Se trata de las familias de miles de ciudadanos que, pese al paso del tiempo, todavía no tienen certeza del paradero de sus seres queridos y que cada 30 de agosto marchan en honor al Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas apoyados con fotografía y pancartas", apuntó.
    
Efectivamente, integrantes del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México exigieron al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador "acciones concretas" para localizar a más de 40 mil víctimas e identificar más de 37 mil cuerpos depositados en morgues en todo el país.
    
El clamor estuvo respaldado por 102 mil personas con firmas que fueron entregadas a la Comisión Nacional de Búsqueda. A la cabeza del movimiento estuvo el actor Diego Luna, fundador de la plataforma El Día Después.
    
También apoyaron con su presencia el representante en México de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab y el coordinador de Programa de Personas Desaparecidas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Rafael Barrantes, además de padres, madres, hermanos, hermanas, hijos e hijas de víctimas que reconocieron la "buena voluntad" expresada por López Obrador y por su subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez.
    
"Es necesario que esa buena voluntad de convierta en acciones concretas, que no exista un límite presupuestario para la búsqueda, que todas las autoridades federales estatales e instituciones de gobierno se coordinen y se comprometan", destacaron los integrantes del Movimiento, conformado por 64 colectivos de familiares de personas desaparecidas de 22 estados mexicanos y tres países de Centroamérica.
    
Los familiares pidieron la creación de un "Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense", que cuente con "recursos propios, apoyo internacional, técnico y financiero, que incluya una perspectiva transnacional para la identificación de personas extranjeras desaparecidas en México".



Jamileth

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...