Internacional - Política

Más sanciones a Venezuela, no a la fuerza: Grupo Lima-Unión Europea

2019-09-23

“Se calcula que unos 4,3 millones de venezolanos se han ido mayormente a países...

Por CLAUDIA TORRENS y PABLO ELÍAS GIUSSANI | AP

NACIONES UNIDAS (AP) — El Grupo de Lima y la Unión Europea dijeron el lunes que es imperioso contener la crisis migratoria venezolana, que se hace sentir en los países de la región, y plantearon la necesidad de aumentar las presiones para provocar la caída del gobierno de Nicolás Maduro. Sin embargo, descartaron una intervención militar en Venezuela.

“La crisis de los refugiados y los migrantes venezolanos está pasando a ser una de las crisis humanitarias más grandes de nuestros tiempos y su magnitud plantea grandes retos a la región”, declaró la UE a través de su Grupo de Contacto Internacional (GCI) para Venezuela, que realizó una reunión de nivel ministerial en Nueva York.

“Se calcula que unos 4,3 millones de venezolanos se han ido mayormente a países vecinos, que son los más afectados por la crisis”, dijo la UE.

Simultáneamente, el Grupo de Lima --instaurado en 2017 para buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela-- mantuvo una sesión de consultas también en Nueva York, tras la cual reiteró “su profunda preocupación por la gravedad de la crisis humanitaria en Venezuela y por la dimensión del éxodo migratorio... que desborda las capacidades para su atención y subrayan la necesidad de incrementar el apoyo internacional, especialmente financiero para ayudar a la migración venezolana y a los países de acogida, para atender esta situación sin precedentes en la región”.

Las dos reuniones precedieron a otra de los países del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un pacto que dice que un ataque armado contra una nación es un ataque contra todas, lo que hizo que algunos especulasen que se podría estar contemplando una acción militar en Venezuela.

Tanto el Grupo de Lima como el GCI de la UE descartaron una intervención.

También lo hizo un alto funcionario estadounidense que habló a condición de no ser identificado por no estar autorizado a comentar el tema, quien dijo que es “tonto” pensar que invocar el TIAR es iniciar “el camino a la guerra”.

Once naciones del Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú), más el líder opositor venezolano Juan Guaidó, a quien reconocen como presidente legítimo de Venezuela desde que éste se proclamara interino en enero pasado, expresaron su disposición “a adoptar nuevas sanciones u otras medidas económicas y políticas contra el régimen de Maduro, orientadas a favorecer el restablecimiento, sin el uso de la fuerza, del Estado de derecho y el orden constitucional y democrático en Venezuela”.

La UE, por su parte, dijo que reafirmaba su postura de que “la única solución sostenible a la crisis venezolana es política, pacífica y democrática, que excluya la fuerza, y a través de elecciones presidenciales creíbles y transparentes”.

El Grupo de Lima condenó lo que describió como los “reiterados y sucesivos bloqueos del régimen ilegítimo y dictatorial de Nicolás Maduro a los procesos de negociación con las fuerzas democráticas... para alcanzar una salida política... mediante la realización de elecciones generales libres, justas y transparentes”. Rechazó asimismo “los crecientes vínculos del régimen de Maduro con grupos armados al margen de la ley y el amparo que otorga a la presencia de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales en territorio venezolano, lo que representa una clara amenaza a la paz, la estabilidad y la seguridad de la región”.

Las reuniones tuvieron lugar en Nueva York, donde esta semana se lleva a cabo la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el marco de una nueva ofensiva diplomática contra el gobierno de Maduro, que alcanzará seguramente su punto culminante el miércoles cuando el presidente estadounidense Donald Trump reciba a los cancilleres latinoamericanos.

Una delegación enviada por Guaidó, reconocido como presidente legítimo de Venezuela por medio centenar de países, se reunió por la mañana con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien presentó hace poco un informe crítico de la situación en Venezuela.

“Es fundamental que se cree una comisión de investigación que castigue cada una de las denuncias del informe que usted (Bachelet) presentó sobre Venezuela. No podemos permitir más impunidad, los crímenes de la dictadura de Maduro deben ser juzgados”, expresó Julio Borges, quien encabeza la delegación.

En su informe Bachelet se mostró “sumamente preocupada por la magnitud y la gravedad de la repercusión de la crisis actual sobre los derechos humanos, que constituye además un inquietante factor de desestabilización regional”.

“Las autoridades se han negado a reconocer las dimensiones y la gravedad de la crisis en materia de cuidados médicos, alimentación y servicios básicos”, afirmó la también expresidenta chilena.

“No se puede ignorar la gravedad de las conclusiones de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU”, dijo la UE, agregando que “se deben implementar todas las recomendaciones” de esa dependencia, “sobre todo las relacionadas con la prevención, investigación, rendición de cuentas, reparaciones y garantías de que no se repetirán” los abusos.



regina