Muy Oportuno

¿Cómo terminar con tanta violencia y atentados?

2019-10-03

En cualquier ciudad donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya...

P. José Luis González Santoscoy

¿Por qué tantos atentados en diferentes naciones? Esto tiene su explicación en que falta que los hombres abran su corazón a Dios y a su Evangelio. Hace falta mucha evangelización y es por eso que hoy en este evangelio el Señor nos recuerda que envía a todos a evangelizar con nuestra vida, escuchemos a Lc 10, 1-12:

En aquel tiempo, designó el Señor a otros setenta y dos discípulos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: “La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. Pónganse en camino; los envío como corderos en medio de lobos. No lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Cuando entren en una casa, digan: ‘Que la paz reine en esta casa’. Y si allí hay gente amante de la paz, el deseo de paz de ustedes se cumplirá; si no, no se cumplirá. Quédense en esa casa. Coman y beban de lo que tengan, porque el trabajador tiene derecho a su salario. No anden de casa en casa.

En cualquier ciudad donde entren y los reciban, coman lo que les den. Curen a los enfermos que haya y díganles: ‘Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios’. Pero si entran en una ciudad y no los reciben, salgan por las calles y digan: ‘Hasta el polvo de esta ciudad que se nos ha pegado a los pies nos lo sacudimos, en señal de protesta contra ustedes. De todos modos, sepan que el Reino de Dios está cerca. Yo les digo que, en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad”.

La evangelización no es cosa solamente del Papa, obispos, sacerdotes y misioneros, sino de todo bautizado. El problema es que no todos los bautizados han asumido el compromiso que conlleva. El Señor siempre invita al cambio y la conversión, pero son pocos los que han querido atender ese llamado.

Hoy el Señor nos regala unas indicaciones de cómo debe ser el discípulo. Primero les dice que los envía por delante, es decir, que él viene detrás de ellos, lo cual hace claro que el camino y el mensaje no es de ellos sino de Jesús. Muchas veces nos queremos sentir como protagonistas y dueños de la evangelización, nunca olvidemos que Jesús viene detrás.

También nos invita a darnos cuenta de que vamos como corderos en medio de lobos, esto quiere decir que no seremos aceptamos por todos, habrá quiénes no quieran recibir el mensaje y nos ataquen, no hay que desistir, pero tampoco utilizar la violencia, somos corderos, no lobos.

No debemos llevar demasiado equipaje que estorba, debemos mantenernos sobrios y libres, ya que cuando tenemos muchas o ciertas ataduras, ya sean cosas o personas, es imposible seguir al Señor y ser su testigo. Se necesita libertad para poder seguir al Señor.

Cuando Jesús exhorta que no se detengan a saludar a nadie por el camino, no nos está diciendo que seamos maleducados o indiferentes con las personas, sino que es una invitación a no entretenernos en cosas sin importancia, ya que muchas veces nos perdemos en cosas que nos desvían de nuestro principal cometido, anunciar a Jesús a todos los hombres.

Finalmente exhorta a curar a los enfermos y sacudirse el polvo de los pies si no nos reciben. Curar a los enfermos significa la preocupación especial por los débiles y más necesitados. Y eso de sacudirse los pies es un gesto en donde se representa la actitud de no querer adquirir la negatividad o el rechazo.

Ánimo, Jesús nos llama a todos a la misión, no importa si eres casado, soltero, consagrado o viudo; todos debemos anunciar el Reino de Dios a nuestros hermanos, no dejemos de hacer caso a estas indicaciones.



regina

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...



Ver publicaciones anteriores de esta Columna