Tendencias

Vuelve la economía

2019-10-04

El problema es que las perspectivas para el empleo son susceptibles de empeorar. Los modelos...

José Carlos Díez, El País

En la campaña de 2015 Mariano Rajoy prometió revertir su brutal subida del impuesto sobre la renta en 2012. La deuda pública superaba el billón de euros y el déficit público 60,000 millones. Rajoy mintió a los españoles diciendo que había dinero en la caja para bajar impuestos. Desde entonces la deuda pública ha aumentado 100,000 millones que pagarán nuestros hijos.

En esta columna he venido advirtiendo que la productividad había dejado de crecer y el crecimiento potencial de nuestra economía que determinará los salarios, las pensiones, la sanidad y la educación de los españoles, era anémico. En el tercer trimestre se han creado 50,000 empleos. Si se mantiene ese ritmo en 2020 se crearían 200,000 empleos, muy lejos de los 600,000 empleos que creábamos con los vientos de cola.

El problema es que las perspectivas para el empleo son susceptibles de empeorar. Los modelos anticipan una recesión el próximo año en EE UU con un 40% de probabilidad. Eso afectará negativamente a las exportaciones alemanas, europeas y españolas. Y Trump amenaza con poner aranceles a nuestras exportaciones de vino, aceite y del sector aeronáutico.

Ha quebrado Thomas Cook, nuestro principal proveedor de turistas europeos. Por lo tanto, el empleo en el sector turístico en el próximo año caerá, la duda es cuánto. Las ventas de viviendas caen y lo más probable es que en 2020 se construyan menos casas y el sector de la construcción también destruya empleo.

En 2019 el frenazo de la economía se ha producido con un repunte de los salarios próximo al objetivo de inflación del BCE, una subida del salario mínimo del 22% y de las pensiones del 2,5% de promedio, el consumo se ha frenado en seco. Las familias se han asustado y todo el aumento de su renta ha ido a recomponer su tasa de ahorro, que había descendido por debajo de los niveles de 2007, en plena burbuja y borrachera de crédito.

Rajoy dejó un déficit público que incumplía el objetivo comprometido con Bruselas y una bomba retardada con subida de pensiones y salarios de funcionarios para 2019. Pedro Sánchez ha seguido el principio de Rajoy de no hacer nada y el déficit público en junio ha subido al 3,2% del PIB, incumpliendo el Pacto de Estabilidad europeo, y la deuda pública al 99% del PIB, próxima a máximos del último siglo. Keynes recomendaba aumentar la inversión pública en las recesiones, pero en España aumentamos el gasto público corriente con cero impacto sobre el empleo ya que las familias han decidido ahorrarlo.

Se podría activar rápidamente un plan para instalar placas fotovoltaicas en edificios públicos y crear muchos empleos. Se financiaría a tipos del 0% y permitiría ahorrar gasto público de la factura de la luz los próximos 20 años. Por tanto, el retorno de esa inversión sería muy elevado y cumpliríamos la agenda de 2030. Bruselas debería permitir que no compute como déficit en el Pacto de Estabilidad. Pero estamos de nuevo en campaña y sin ningún indicio de vida inteligente en La Moncloa ni en la calle de Génova.



regina
Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports
Utilidades Para Usted de El Periódico de México