Nacional - Política

López Obrador celebra marcha atrás en Chile y Ecuador

2019-10-25

López Obrador celebró la marcha atrás en las medidas adoptadas por los...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El presidente Andrés López Obrador, que suele escudarse en el principio de la "no intervención" cuando se le pide que opine sobre lo que ocurre en otros países, atribuyó las demostraciones violentas recientes en Chile y Ecuador a "una crisis del neoliberalismo".
    
López Obrador celebró la marcha atrás en las medidas adoptadas por los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, que anunció un alza en los precios del transporte, y de Ecuador, Lenin Moreno, que ordenó el aumento en las gasolinas, tras la ola de protestas que generaron.
    
"Celebro que estén haciendo esto los mandatarios" de ambos países, "porque sería temerario sostener a sangre y fuego esas medidas", dijo el jefe de Estado izquierdista, que ganó las elecciones por 53% de los votos en las elecciones del 1 de julio del 2018.
    
"En el caso del presidente de Chile, hasta ofreció disculpas, en un acto que considero de honestidad", afirmó al señalar que "ya no se puede aplicar esa política", en referencia al neoliberalismo.
    
El mandatario pidió a los organismos financieros internacionales poner fin a las presiones sobre los gobiernos, ya que los ha obligado a adoptar medidas que afectan a la economía de las familias, aunque dijo que ya hay "una actitud distinta" de estas entidades pero "todavía hay resistencias".
    
El jefe de Estado reclamó sin nombrar al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM) que analicen "con mucha objetividad sobre el fracaso del modelo que impusieron durante mucho tiempo".
    
Es necesaria "una autocrítica", evitando "caer en la autocomplacencia y seguir rectificando y cambiar ya esa política" (el neoliberalismo), "poniendo por delante el bienestar de la gente, la felicidad del pueblo", expuso.
    
Las demostraciones callejeras de las últimas semanas en diversos países de la región han sido, a juicio de López Obrador, una "señal de que llegó el momento de cambiar el modelo económico que se impuso durante décadas para pueblos y gobiernos de América Latina y el mundo".
    
"Está agotado el llamado modelo económico neoliberal. Ha resultado un fracaso. Los gobiernos que siguen las mismas políticas, enfrentan problemas con sus pueblos, porque la gente ya no quiere más sacrificios, sólo para el beneficio de minorías. Es muy injusto", indicó.
    
En referencia a las privatizaciones de las últimas décadas, conforme a los modelos diseñados por los organismos internacionales, afirmó que fueron "un fracaso" y sólo beneficiaron "a pequeñas minorías".
    
No obstante, empobrecieron "a millones de seres humanos", lo que explica los "movimientos de rebeldía, de inconformidad".
    
En tal sentido, puso como ejemplo la transformación surgida en México a partir de las elecciones anteriores, y dijo que "nuestro pueblo sabio supo entender que era el momento de cambiar esta política".
    
"Estamos llevando a cabo una transformación en forma pacífica y se está demostrando que se puede llevar a la práctica una política diferente, que tome en cuenta a todos los mexicanos", indicó.
    
La oposición y algunos críticos de López Obrador lo acusan de mantener una estrategia neoliberal, que incluye una estricta austeridad en el gasto público y el despido de decenas de miles de empleados gubernamentales desde que asumió su cargo hace casi 11 meses, a pesar de su discurso de rechazo a estas políticas.
    
El mandatario no se refirió a las protestas registradas en Bolivia, donde miles de personas han denunciado un "fraude electoral" en las pasadas elecciones por parte del presidente Evo Morales, que se proclamó ganador en la contienda.
    
Ayer, el gobierno mexicano felicitó a Morales, y le deseó "el mayor de los éxitos en su próxima gestión", a pesar del rechazo popular.
    
El mensaje a Morales fue enviado a través del viceministro para América Latina y el Caribe de la Cancillería, Maximiliamo Reyes.



Jamileth