Derechos Humanos

“La Comisión de Derechos Humanos de México tiene mucho de qué avergonzarse”

2019-11-13

Rosario Piedra, la excandidata a diputada y secretaria de Derechos Humanos de Morena, el partido...

Karina Suárez | El País

México.- Rosario Piedra Ibarra (Nuevo León, 1951) asumió el cargo como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) de México entre jaloneos, gritos de rechazo y pancartas de “No al Fraude en la CNDH”. El Senado mexicano se convirtió este martes en un circo de consignas de apoyo y descalificaciones sobre su nombramiento y sobre la supuesta ilegalidad que rodeó el proceso de votación en el que resultó electa. En medio de esa vorágine, la excandidata a diputada y secretaria de Derechos Humanos de Morena, el partido del Gobierno, tomó protesta como ombudsperson (defensora del pueblo) durante los próximos cinco años.

Hija de Rosario Ibarra de Piedra, activista mexicana y fundadora del Comité Eureka por la Búsqueda de Desaparecidos, Rosario Piedra, de 68 años, ha acompañado hombro a hombro a su madre en la batalla por esclarecer el paradero de su hermano Jesús Piedra, supuesta víctima de los crímenes cometidos durante la Guerra Sucia en México, que abarca los años sesenta, setenta y ochenta. Docente por más de tres décadas, ahora tomará las riendas de la máxima tribuna en defensa de derechos humanos en el país. Horas antes de la polémica toma de protesta, Piedra Ibarra conversó con EL PAÍS sobre el proceso de su elección.

Pregunta. ¿Qué opina sobre los señalamientos de ilegalidad que aún planean sobre su proceso de designación?

Respuesta. Al momento de la elección estuve presente en el Senado y todo transcurrió tranquilamente. Todo fue legal, todo fue regular. Yo vi una mayoría y no solo una mayoría simple, sino una mayoría calificada.

P. Las principales crítica que recaen sobre su nombramiento son su cercanía con López Obrador y su militancia en el pasado con Morena, el partido en el Gobierno.

R. Lo que me sorprende es que antes no decían nada, no se dijo nada cuando la CNDH violentó los derechos de las víctimas al ser una comparsa de los regímenes anteriores. Ahora están pidiendo autonomía, autonomía cuando el Comité Eureka del que provengo se ha caracterizado por no someterse a ningún gobierno, a ningún poder y ha defendido siempre los derechos. ¿Por qué se les olvidan 40 años de participación, incluso en el primer año de este Gobierno? Yo los invito a que se quiten esos lentes de prejuicio.

P. ¿Qué le diría a las voces que señalan que será una titular de la CNDH “a modo” del Gobierno de López Obrador?

R. Tienen derecho a creer que lo quieran, yo voy a actuar conforme a mi conciencia, qué les puedo decir, no los voy a convencer con discursos, los voy a convencer con hechos.

P. ¿Qué balance hace de la gestión de su antecesor en el cargo, Luis Raúl González?

R. Muy gris, muy gris. No es él el único, yo creo que así han sido todos los anteriores (presidentes de la CNDH). No ha habido una respuesta a las víctimas porque la Comisión fue diseñada para hacer creer a la población y a la comunidad internacional que en México se respetaban los derechos humanos, fue creada por Carlos Salinas de Gortari y desde ahí nació viciada. No tiene nada que presumir más bien tiene mucho de qué avergonzarse.

P. ¿Coincide entonces con el diagnóstico de López Obrador cuando aseguró que la CNDH fue “alcahuete del régimen”?

R. Él coincide conmigo, es al revés, coincide con muchas de las víctimas de este país y coincide con los integrantes del Comité Eureka que lo hemos dicho públicamente desde antes que él lo dijera, para nosotros siempre fue una prioridad decir que esa instancia no nos resolvió.

P. ¿Cuáles serán sus prioridades al frente de la CNDH?

R. Revisar este país que está hecho pedazos en esta materia y conformar un equipo que tenga el compromiso de servir. No necesito ser una experta jurista, además voy a tener colaboradores. Yo ya viví todo lo que no quiero que suceda que es la burocracia, porque no fuimos los únicos, son muchos los ciudadanos que dicen que la Comisión no les hizo nunca justicia.

P. ¿Durante su gestión será una de sus prioridades el caso de los estudiantes de Ayotzinapa?

R. Si ellos (los familiares de los estudiantes desaparecidos) se acercan a la CNDH porque exigen justicia y no hay respuesta, pues claro que los voy a atender, pero primero quiero saber si les ha respondido la Comisión de la Verdad.

P. ¿Cuál es la evaluación del primer año del Gobierno de López Obrador en materia de derechos humanos?

R. Yo he visto que en algunas cosas se ha mejorado, por ejemplo, en la libertad de expresión, en algunas cuestiones de la amnistía a presos, en revisar todos los derechos que se violentaron de los maestros.

P. ¿Y dónde observa las principales fallas?

R. Pues en todo el asunto de los desaparecidos. Es una carga muy grande que le dejaron a este Gobierno, habrá que ver cómo ir desarticulando todo este tema que está enquistado en los Ministerios Públicos, en las procuradurías, en la Secretaría de Gobernación. La función de esta Comisión es ayudar a destrabar todo esto.

P. ¿Buscará esclarecer el caso de su hermano y el de las demás madres del Comité Eureka?

R. Me interesa mucho personalmente, pero aquí dejo de ser una persona que se debe solamente a una organización para velar los derechos de los demás. Esta preocupación mía tendrá que ser la preocupación del Comité Eureka y yo, aunque siga siendo parte de las víctimas, tendré que ponerme en los zapatos de las miles de víctimas de otros colectivos.

P. ¿Señalará los abusos de los militares, de los elementos de la Guardia Nacional?

R. Revisaremos caso por caso. Lo que sí no queremos es la militarización del país, creo que el Ejército tiene que redignificar su función y defender a la población de los ataques. La Guardia Nacional ya declaró su compromiso de no violentar los derechos humanos, esperemos que se cumpla y si no para eso estamos.

P. ¿Cree que el Ejecutivo sí hará caso de las recomendaciones de la CNDH?

R. Nos tiene que escuchar, tenemos que ejercer de ese derecho, a la mejor necesitamos de la participación de los ciudadanos.

P. ¿Qué rasgo distinguirá su gestión al frente de la CNDH durante los próximos cinco años?

R. La esperanza en la justicia.



Jamileth