Internacional - Finanzas

Google da el salto a la banca con cuentas corrientes en Estados Unidos en 2020

2019-11-14

La colaboración fue adelantada por The Wall Street Journal y trasciende en un momento...

Sandro Pozzi | El País

Nueva York.- Las grandes tecnológicas empiezan a tomar posiciones para sacar tajada en el negocio de los servicios bancarios. La última en mover ficha es Google. La compañía más poderosa en Internet se asocia con el conglomerado financiero Citigroup para ofrecer cuentas corrientes vinculadas a su sistema de pagos Google Pay. La idea es que empiece a funcionar ya en 2020. Apple acaba de introducir en agosto con Goldman Sachs una tarjeta de crédito integrada en el iPhone.

La colaboración fue adelantada por The Wall Street Journal y trasciende en un momento complicado para los gigantes tecnológicos, por las investigaciones que hay en marcha sobre su dominio y el acceso que tienen a los datos personales de sus usuarios. El proyecto es conocido como Cache y participa inicialmente una cooperativa de crédito de la Universidad de Stanford, en California.

El acuerdo se firmó el mes pasado. Citigroup se encargaría de desarrollar las cuentas corrientes vinculadas a Google Pay. “Estamos explorando como podemos asociarnos con bancos y entidades de crédito en EE UU para ofrecer cuentas corrientes inteligentes”, confirmó la compañía en una declaración, “para ayudar a sus clientes a beneficiarse de herramientas muy útiles” orientadas a gestionar sus finanzas.

Las cuentas estarían garantizadas por la FDIC y la NCUA, las dos agencias financieras que en EE UU supervisan los depósitos. Google evita dar más detalles sobre el proyecto en este momento. “Esperamos hacerlo en los próximos meses”, agrega. Sus ejecutivos si dejan claro que los datos financieros de Google Pay no se venden a terceros y garantiza que también será así con las cuentas corrientes.

Como Apple, la filial de Alphabet quiere que los pagos se hagan de la manera más fácil posible a través de los dispositivos que integran su ecosistema. Pero este tipo de servicios permiten a las tecnológicas tener acceso a toda la información financiera de sus usuarios, muy valiosa. Facebook está en proceso de implantar su propia moneda digital, pero se está topando con las dudas de los reguladores.

Apple y Google cuentan con los sistemas operativos dominantes para móviles, que están instalados en más de 3,000 millones de dispositivos por todo el mundo. El punto de partida para vincular las carteras digitales a los teléfonos es distinto, pero el objetivo último es el mismo: dotarse de una nueva fuente de ingresos y más consistente que le permita depender menos del negocio sobre el que se fundaron.

En septiembre pasado, el Banco de España advirtió al sector financiero que los grandes jugadores tecnológicos (Google, Apple, Facebook y Amazon, conocidos como GAFA por sus iniciales), pueden ser una amenaza relevante. Este aviso llegó un par de meses después de que el Banco Internacional de Pagos (BIS) avisara de que el desembarco de estas empresas en el sector financiero podría acarrear la aparición de empresas dominantes que podrían reducir la competencia.

Alibaba y Tencent ya tiene desarrolladas sus propias plataformas de pago. También Uber anunció recientemente su intención de entrar en el negocio de los servicios financieros. El movimiento, por tanto, no representa una sorpresa. Pero como en el caso de Apple con Goldman Sachs, su rival Google utiliza a Citigroup como marca para así disipar el escrutinio regulador. Otra cosa es que el cliente se sienta realmente cómodo.

Google Pay va camino de alcanzar los 100 millones de usuarios en el mundo en 2020, según las estimaciones, una fuerte subida respecto a los 39 millones que tenía en 2018. Para Citigroup, mientras, la alianza con Google ofrece una opción para aumentar su clientela más allá de los lugares donde tiene presencia física, según indicó al Journal un responsable de la entidad. Es posible que tengan que ofrecer incentivos para sumar clientes a estas cuentas.



Jamileth